Continúan las ejecuciones en EE.UU.

ST. LOUIS, Florida (AP).- Mientras Florida llevó a cabo este jueves la tercera ejecución de la nación en menos de 24 horas, algunos estados donde impera la pena de muerte, particularmente en el Sur, parecen mirar para otro lado ante la oleada de airadas protestas por el modo en el que Estados Unidos utiliza la inyección letal.

Hace siete semanas una fallida ejecución en Oklahoma reabrió el debate nacional acerca del modo en el que muchos estados obtienen medicamentos para sus inyecciones letales en farmacias que no cumplen estrictamente con la normativa legal. Nueve ejecuciones fueron suspendidas antes del martes aunque en algunos casos la suspensión no estaba conectada con los medicamentos.

En medio de una gran batalla legal muchos estados partidarios de la pena de muerte han seguido luchando para reanudar las ejecuciones como ha sido el caso esta semana con tres ejecuciones seguidas. Georgia y Missouri ejecutaron a dos prisioneros en el espacio de una hora, uno el martes por la noche y otro el miércoles por la mañana. En Florida se certificó la muerte de John Ruthell Henry a las 7:43 del miércoles después de recibir la inyección letal.

Austin Sarat, profesor de jurisprudencia y ciencias políticas en Amherst College, dijo que ha habido una división regional cuando se trata de evaluar la rapidez con la que algunos estados retornan al negocio de la pena de muerte.

“Creo que lo que veremos es una especie de división en la que algunas áreas, algunos estados, principalmente en el sur, endurecerán aún más sus posturas” dijo Sarat. “Otros estados van a proceder con mayor cautela y van a imponer, si no una moratoria oficial, una moratoria de facto hasta que las cosas se solucionen”

Las ejecuciones en Georgia y Missouri fueron las primeras desde el 29 de abril, cuando los funcionarios de la prisión de Oklahoma detuvieron el proceso porque los medicamentos no actuaron de la manera adecuada en las venas de recluso Clayton Lockett. Murió de un ataque al corazón 43 minutos después de iniciado el proceso.

Los abogados de los condenados a muerte expresaron su preocupación en caso de que el suceso de Oklahoma pudiera repetirse, y desafiaron el secretismo que envuelve a muchos estados a la hora de obtener medicinas débilmente reguladas para fabricar la inyección letal.- JIM SALTER




Volver arriba