Con aclamación reciben en Huntsville el retraso de la ejecución

Con aclamación reciben en Huntsville el retraso de la ejecución

Con aclamación reciben en Huntsville el retraso de la ejecución

Con aclamación reciben en Huntsville el retraso de la ejecución

HUNTSVILLE, Estados Unidos (Notimex).- Con un sonora aclamación que rompió el silencio de las plegarias, medio centenar de activistas contra la pena de muerte recibió la noticia del retraso de la ejecución del mexicano Edgar Tamayo Arias en esta localidad de Texas.
 
Casi 45 minutos después de la hora programada para la ejecución, a las 18:00 hora local, los manifestantes reaccionaron así cuando circuló la información de que aún no se cumplía la sentencia, debido a dos recursos de último momento ante la Suprema Corte de Justicia.
 
‘La pena de muerte, culpable de todas las acusaciones’, rezaba una de las pancartas que ondeaban los manifestantes.
 Hasta ese momento, la multitud y algunos familiares de Tamayo Arias habían permanecido en silencio, rezando en las afueras del edificio de ladrillo de la prisión de Hunstsville, desafiando las bajas temperaturas.
 
Los recursos de sus abogados versan sobre la violación del derecho consular y el presunto retraso mental de Tamayo.
 Si la Suprema Corte de Justicia no resuelve esta medianoche, la ejecución quedaría en suspenso y Texas tendría la prerrogativa de solicitar a un juez una nueva fecha para consumarla.
 
Originario de la comunidad de Miacatlán, en el estado mexicano de Morelos, Tamayo fue sentenciado al castigo capital por el asesinato del policía Guy P. Gaddis, en Houston, Texas, el 31 de enero de 1994.
 
La familia de la víctima estaba dentro de la prisión, en espera del cumplimiento de la sentencia.
 Tamayo no llevó testigos de su familia.
 
El reo, de 47 años de edad, es uno de los 51 mexicanos sentenciados a muerte amparados por un fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que ordena a Estados Unidos el revisar todos sus casos en que se haya violado el requisito de informar a los reos su derecho de notificación consular.
 
Tamayo Arias fue descrito como “tranquilo y resignado” en espera de su ejecución, de acuerdo con el Departamento de Justicia Criminal de Texas.
 
“El dijo que no rendiría ninguna última declaración, que estaba listo para irse, que 20 años (en la cárcel) ya era mucho”, dijo Jason Clark, vocero de dicho departamento.
 
Tamayo Arias fue trasladado este miércoles a la Unidad Carcelaria Walls en Huntsville, donde se ubica la llamada cámara de la muerte de Texas, luego de pasar casi 20 años encarcelado en la Unidad Polunsky, a unos 65 kilómetros de distancia.
 
Antes de su traslado, el reo conversó durante dos horas con sus padres, Héctor Tamayo e Isabel Arias, y recibió por separado durante otras dos horas a sus dos hijas.
 
La organización Human Rights Watch (HRW) calificó la víspera la ejecución este del mexicano Tamayo Arias como ‘una aberración, un acto de barbarie’ por parte de la autoridades de Texas.

Etiquetas: