Un ciego y su perro, a salvo tras caída a vías de tren

Ciego y su perro a salvo tras caída a vías de tren

Ciego y su perro a salvo tras caída a vías de tren

NUEVA YORK, Estados Unidos (AP).- El gallardo perro lazarillo Orlando, un labrador negro, se lanzó valientemente el martes a los rieles del tren en una estación del tren subterráneo de Manhattan después que su amo desmayara y cayera frente a un tren que se acercaba.      

Cecil Williams, de 61 años, y Orlando salvaron la vida cuando el tren les pasó por encima a ambos, un final milagroso para una odisea aterradora que inició cuando Williams comenzó a sentirse débil cuando se dirigía al dentista.  

“El trató de sostenerme”, dijo emocionado Williams en su relato a The Associated Press desde su lecho en un hospital, con la voz que se le quebraba por momentos.      

Los testigos dijeron que Orlando comenzó a ladrar frenéticamente y trató de impedir que Williams cayera del andén. Matthew Martin contó al diario New York Post que Orlando saltó y trató de levantar a Williams incluso cuando el tren se aproximaba.  “Lo besaba, tratando de hacer que se moviera”, dijo Martin.      

Los testigos pidieron ayuda y el maquinista del tren redujo la velocidad mientras Williams y Orlando yacían en la fosa entre los rieles.  “El perro me salvó la vida”, comentó Williams.      

Cuando Williams recobró la conciencia, relató que oyó que alguien le decía que se quedara quieto. El personal de emergencia lo colocó en una camilla y lo rescató de los rieles del subterráneo, y se aseguró que Orlando no estuviera malherido.  “Me siento asombrado”, dijo Williams. “Siento que Dios, los poderes que reina, tienen algo deparado para mí. No me llevaron esta vez. Estoy aquí por una razón”.    

Williams fue llevado a un hospital donde se espera que se recupere, con Orlando a su cabecera.      

Williams, que tiene un vendaje grande en la frente, dijo que no está seguro de por qué perdió la conciencia, pero que se le aplica insulina y otros medicamentos.      

Williams, que vive en Brooklyn, ha sido ciego desde 1995, y Orlando es su segundo perro. El labrador cumplirá 11 años el 5 de enero y pronto se jubilará. Su seguro de salud no cubre el mantenimiento de un perro que no trabaje, por lo cual buscará una buena familia para él.      

Si tuviera dinero, Williams dijo, “definitivamente me quedaría con él”.




Volver arriba