Caos en el sur de EE.UU., poco acostumbrado al frío

Caos en el sur de EE.UU., poco acostumbrado al frío

Caos en el sur de EE.UU., poco acostumbrado al frío

ATLANTA, Estados Unidos (AP).- Las prisas comenzaron con el primer vistazo de nieve: En toda la zona metropolitana de Atlanta, las escuelas dejaron salir temprano a sus alumnos y las empresas permitieron a sus trabajadores regresar a casa después del almuerzo, creando instantáneamente un congestionamiento tan grave que muchos guardias de seguridad y porteros salieron a las calles para dirigir el tráfico en medio de una cacofonía de bocinazos a todo volumen.      

El estudiante de la Universidad Estatal de Georgia Alex Tracy miraba el caos entretenido.   “Mi familia es del norte y estamos acostumbrados a conducir en la nieve y esas cosas, así que ver aquí a todo el mundo enloquecido, patinándose y esas cosas, es bastante divertido”, dijo Tracy.      

Mary McEneaney no lucía tan contenta con su viaje desde su trabajo en el Georgia Tech, en la zona Midtown de Atlanta, a su casa a unos cinco kilómetros de distancia. Normalmente hace de 20 a 40 minutos en coche, dependiendo del tráfico, pero el martes tomó 40 minutos para avanzar apenas tres cuadras. Llegó a casa tres horas más tarde.  “Tuve que hacer una parada y pasar al cuarto de baño de un hotel”, dijo. “A esa velocidad sabía que no iba a poder llegar y hacerlo en casa”.      

La tormenta invernal, que probablemente no sería nada del otro mundo en la mitad norte de Estados Unidos, casi paralizó el martes la zona denominada “Deep South” (El sur profundo), trayendo nieve, hielo y dientes castañeteando de frío, con temperaturas debajo de los cero grados centígrados en algunos lugares.      

Muchas personas de esta región no saben cómo conducir un vehículo en la nieve y muchas ciudades no cuentan con grandes flotas de máquinas quitanieves o camiones que arrojan sal para derretir la nieve, y eso se notó. Ocurrieron cientos de accidentes desde Georgia hasta Texas. Dos personas murieron en un accidente en Alabama.  “Mientras conducía, recé durante todo el camino”, dijo Jane Young, de 80 años de edad, la esposa de un pastor que viajaba antes del amanecer en Austin, Texas, en camino a una tarea como voluntaria en un centro de votación, cuando empezó a caer aguanieve. “Pensé: `Señor, pon tus manos en las mías y guíame. Este es tu auto ahora”’.      

Hasta 50 millones de personas en toda la región podrían verse afectadas para cuando deje de nevar el miércoles. Cerca de 10 centímetros (cuatro pulgadas) de nieve cayeron en el centro de Luisiana y se pronosticaron casi 7,5 centímetros (3 pulgadas) para varias partes de Georgia.      

Se esperaban hasta 25 centímetros (10 pulgadas) en la zona de Greenville, Carolina del Norte, y a lo largo de la zona Outer Banks del estado.      

En las playas de la zona Gulf Shores de Alabama, colgaban carámbanos de las palmeras. Cientos de estudiantes en la parte noreste del estado debieron pasar la noche en gimnasios o salones de clase, pues los caminos estaban cubiertos de una capa helada.      

En el condado Sevier de Tennessee, algunos autobuses escolares debieron regresar luego que empeoraron las condiciones de las carreteras, por lo que trajeron a los niños de vuelta a sus escuelas.      

Para los niños cuyos padres no pudieron recogerlos, el distrito estaba recurriendo a vehículos de tracción en las cuatro ruedas para llevar a los estudiantes a sus casas, dijo la asistente del superintendente del condado de Sevier, Debra Cline.      

Todos los niños afectados habían podido llegar a sus casas para la tarde del martes, de acuerdo con informes de los noticiarios locales.    

En el sector rural de Mississippi, en medio de advertencias sobre nieve y hielo, cuatro personas murieron cuando un incendio destruyó durante la mañana una casa rodante en el condado de Itawamba, cerca de la frontera con Alabama.      

Los investigadores creen que el fuego se inició con un calentador. Las autoridades locales dijeron que durante la noche hizo un frío extremo, con temperaturas de unos 29 grados centígrados bajo cero (20 F bajo cero). El jefe policial Chris Dickinson dijo que había nueve personas en la casa rodante y utilizaban el alentador. No identificaron a las víctimas pero dijeron que tenían de 3 meses a 30 años de edad.      

A nivel nacional se habían cancelado unos 3.200 vuelos el martes, según estadísticas de FlightAware. En un día regular, solo se cancela un par de centenares de vuelos. El aeropuerto más afectado fue el internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta, donde a las 9 de la mañana se habían cancelado 863 vuelos, según FlightAware.




Volver arriba