Cada vez más mujeres hispanas ocupan espacios en la Casa Blanca

WASHINGTON (Notimex).- Algunas nacieron de padres inmigrantes y otras muy jóvenes llegaron a este país, pero tras años de esfuerzo y dedicación, hoy forman una selecta y notable cofradía que habla del empoderamiento de las minorías: son las hispanas de la Casa Blanca.

Entre ellas, Alejandra Ceja, hija de padres mexicanos, es quizá uno de los casos más emblemáticos de estas mujeres que forman parte del gobierno del presidente Barack Obama y comparten un pasado lleno de carencias, sacrificios, pero convencidas del ‘sueño americano’.

Actual directora de la Iniciativa para la Educación Superior de los Hispanos de la Casa Blanca, Ceja nació en California.

Los padres de Alejandra emigraron del central estado mexicano de Michoacán, quienes con esfuerzo y sacrificios dieron carrera a sus cinco hijos, Alejandra incluida.

En 1996, Ceja llegó a Washington como becaria de la oficina de la congresista demócrata por California Lucille Roybal-Allard, en lo que inicialmente había planeado como una empresa de nueve meses, que terminaron en una estancia que suma ya 18 años.

Desde su posición de becaria, Ceja, quien tiene una maestría en administración pública, ascendió a asesora sobre presupuesto y asignaciones del Comité de Educación de la cámara de representantes bajo la presidencia del demócrata George Miller.

Entre 1999 y 2006 fue analista de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca y durante tres años, antes de asumir su actual posición, sirvió como jefa de asesores de la Subsecretaria de Educación, Martha Kanter.

Desde su actual posición, Ceja supervisa los programas de educación de 11 millones de niños hispanos que asisten a las escuelas públicas de Estados Unidos.

Uno de los objetivos de su trabajo es ampliar el número de estudiantes hispanos que se gradúan de universidades, quienes actualmente representan 13 por ciento de estos egresados.

Aunque el número de estas mujeres es reducido frente a otras minorías, su presencia en los círculos inmediatos del presidente Obama y la primera dama Michelle Obama habla del rápido ascenso de los hispanos a los pasillos del poder en la capital estadounidense.

Desde su posición como Directora de Política Doméstica de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz es hoy día la hispana de más alto rango en el gobierno de Obama, después de la salida del gabinete de Hilda Solís, quien inició la primera administración como secretaria del trabajo.

Muñoz, quien antes fue asesora de Obama y sirvió como Directora de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca, también ocupó posiciones en influyentes organizaciones hispanas como el Consejo Nacional de La Raza.

Nacida en Detroit, Michigan de padres que emigraron de Bolivia, Muñoz ha sido también catedrática de la Universidad de Michigan, de donde es graduada.

Este selecto grupo se amplió en abril pasado cuando la mexicana María Contreras-Sweet juramentó como jefa de la Administración de Pequeños Negocios (SBA), en una ceremonia presidida por Obama.

Durante la ceremonia, el vice presidente Joe Biden, quien le tomó el juramento, recordó que Contreras llegó a Estados Unidos sin hablar una sola palabra de inglés.

Nativa de la ciudad de Guadalajara, capital del occidental estado mexicano de Jalisco, Contreras llegó a Estados Unidos a los 5 años, radicando desde entonces en California, donde su madre trabajó en una planta empacadora de pollo para sostener a sus otros cinco hermanos.

Contreras-Sweet inició su experiencia profesional en el mundo de las pequeñas empresas a través de un fondo privado de inversiones que fundó de manera conjunta para ofrecer préstamos.

En 2006, creó Pro América Bank, un banco especializado en brindar créditos a pequeños negocios propiedad de hispanos y posteriormente sirvió como titular de la Agencia de Negocios, Vivienda y Transporte de California.

Un año antes, en mayo del 2013, Obama nominó a Katherine Archuleta como directora de la Oficina de Administración de Personal, responsable del manejo de la burocracia federal.

En noviembre de ese año, al ser juramentada en el cargo, Archuleta hizo historia como la primera hispana en ocupar esa posición.

Maestra de profesión, Archuleta inició su carrera pública en el sistema de educación de Denver, Colorado de donde pasó a trabajar como ayudante del entonces alcalde de Denver, Federico Peña.

Cuando Peña fue nombrado por el presidente William Clinton como Secretario de Transporte, Archuleta continuó bajo sus órdenes como su jefa de gabinete.

Más tarde se desempeñó como asesora de política de Peña cuando éste fue nombrado Secretario de Energía en esa misma administración.

Otra hispana notable es Alejandra Y. Castillo, quien este año se convirtió en la primera hispana en presidir la Agencia de Desarrollo de Negocios Minoritarios (MBDA) del Departamento de Comercio.

Castillo se sumó al Departamento de Comercio en el 2008 como asesora especial, antes de haber practicado la abogacía en su nativa Nueva York.

María Cristina González Noguera es quizá la única hispana con acceso permanente a la Primera Dama, Michelle Obama.

En junio del 2013, González Noguera fue designada por el presidente Obama como su asistente especial y directora de comunicaciones de la oficina de la primera.

Nativa de Puerto Rico, esta madre de un pequeño hijo de un año de edad se desempeñó antes en el sector privado en el ámbito de comunicaciones.

Katherine Vargas emigró de su natal Colombia en 1997 cuando tenía 14 años y poco después del inicio de la segunda administración de Obama fue nombrada por el mandatario como Directora de Medios Hispanos para la Casa Blanca.

Antes de su llegada a la Casa Blanca, Vargas se desempeño como vocera de organizaciones como el Foro Nacional de Migración, una de las más importantes agrupaciones promotoras de la reforma migratoria, así como el Centro Nacional Legal de Migración.

Desde su cargo actual, Vargas ha sido instrumental para mantener un permanente canal de comunicación entre el presidente Obama y miembros de su administración con los medios hispanos de comunicación, tanto nacionales como extranjeros acreditados en Estados Unidos.

 




Volver arriba