Biden pide a Honduras tratar crisis migratoria infantil

El vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, habla junto al presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, en una rueda de prensa en el Palacio Nacional, en la Ciudad de Guatemala.- (EFE)

WASHINGTON (EFE).- El vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, telefoneó hoy al mandatario de Honduras, Juan Orlando Hernández, cuando iba de camino a Guatemala para discutir una estrategia regional que haga frente al flujo masivo de niños inmigrantes en la frontera sur estadounidense.

Según un comunicado de la Casa Blanca, Biden llamó al mandatario hondureño antes de encontrarse con sus pares de Guatemala, Otto Pérez Molina, y El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, así como con representantes de los Gobiernos de México y Honduras para discutir “esta cuestión humanitaria urgente”.

Biden llegó hoy al país centroamericano, como última etapa de una gira latinoamericana que empezó el lunes y lo llevó a Brasil, Colombia y la República Dominicana.

El vicepresidente estadounidense solicitó a Hernández que trabaje “en estrecha colaboración con el resto de líderes de la región para desarrollar propuestas concretas” que aborden las causas fundamentales de la migración ilegal desde Centroamérica.

El encuentro en Guatemala, que no estaba previsto originalmente en la gira del vicepresidente, tiene precisamente el propósito de abordar la crisis por el creciente flujo de niños centroamericanos que cruzan la frontera sin documentos ni acompañantes.

Este jueves, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó a su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, para estudiar las posibles soluciones en un esfuerzo conjunto entre todos los Gobiernos implicados por el flujo migratorio.

Los niños centroamericanos que cruzan solos la frontera hacia Estados Unidos entran en un proceso de deportación una vez son detenidos, pero las autoridades deciden su destino caso por caso.

La ley prohíbe al Departamento de Seguridad Nacional deportar a los niños inmigrantes justo después de su llegada a Estados Unidos en caso de que su país de origen no comparta una frontera con el país norteamericano.

Un total de 34,611 niños de Guatemala, Honduras y El Salvador han sido interceptados por las autoridades fronterizas estadounidenses en lo que va del año fiscal (de octubre de 2013 a septiembre de 2014), de acuerdo datos divulgados por el Departamento de Seguridad (DHS, por su sigla en inglés).

Las autoridades calculan que la cifra de menores arrestados tras llegar solos a la frontera sur del país ascenderá a unos 90,000 al acabar el presente año fiscal, frente a los 28,352 del año pasado.




Volver arriba