Autor del tiroteo en EE.UU. se suicidó

AUSTIN, Estados Unidos (EFE).- El autor del tiroteo ocurrido hoy en la base militar de Fort Hood (EE.UU.) se suicidó con un disparo tras dejar al menos otros 3 muertos y 16 heridos, algunos en estado crítico, en un suceso en el que por el momento no se han hallado vínculos con el terrorismo, informó una fuente castrense.

El autor del tiroteo, del que no se ha confirmado su identidad, sirvió en combate cuatro meses como militar en Irak en 2011 y se estaba medicando contra el estrés postraumático y otros problemas psicológicos, aunque no se le había diagnosticado aún este transtorno, informó en rueda de prensa el teniente general Mark Milley.

Todas las víctimas del suceso eran militares y el arma con el que fueron atacadas fue una pistola de mano del calibre 45 que no estaba registrada como exige la base militar, precisó Milley.

El soldado compró el arma recientemente en la zona, donde vivía con su mujer y “su familia”, y su identidad no será revelada hasta que no se informe a sus seres queridos.

Según Milley, el atacante se medicaba por depresión, ansiedad y otros transtornos psicológicos y los doctores estaban en proceso de diagnosticarle trastorno por estrés postraumático.

Milley indicó que hay “algunas informaciones iniciales” que apuntan a una discusión previa al tiroteo, pero subrayó que sólo las investigaciones en marcha aclararán las razones de la tragedia.
“En este momento no hay indicaciones de que este incidente esté relacionado con terrorismo, aunque no descartamos ninguna hipótesis”, explicó el teniente general.

El soldado entró en un edificio de la base y abrió fuego, luego entró en un vehículo, hizo más disparos y después provocó más en otro inmueble del recinto.

Después, se disparó a sí mismo cuando fue interceptado por la policía militar, relató Milley.
El autor de los hechos llegó a Fort Hood en febrero procedente de otra instalación militar estadounidense.

El suceso ocurrió en la misma base militar en la que otro trágico tiroteo, perpetrado por un psicólogo militar musulmán, dejó 13 muertos y 30 heridos, una tragedia que todavía está muy reciente en la mente de los 53.400 habitantes de esta base.
“Cualquier tiroteo es preocupante. Obviamente este ha reabierto el miedo por lo que ocurrió en Fort Hood hace cinco años. Estamos devastados de que algo así quizás haya ocurrido de nuevo. No quiero comentar los hechos hasta que no sepamos exactamente qué ocurrió”, dijo inmediatamente tras el suceso el presidente de EE.UU., Barack Obama, desde Chicago, donde participa este miércoles en varios actos.




Volver arriba