Asesino recapturado tras 37 años prófugo

DEERFIELD BEACH (AP).— En los casi 40 años transcurridos después de escapar de una prisión militar de máxima seguridad en Fort Leavenworth, el asesino convicto James Robert Jones se hizo una nueva vida en la Florida, vivía con un nombre falso, se casó y trabajó para una compañía de climatización.

Pero eso se acabó esta semana cuando Jones _o Bruce Walter Keith, como era conocido el exsoldado del Ejército en Florida_ fue capturado con ayuda de tecnología que era más ciencia-ficción que realidad cuando escapó en la era disco: programas de reconocimiento facial.

“Lo primero que dijo fue: `Yo sabía que esto iba a suceder un día”’, dijo el viernes Barry Golden, inspector del Servicio Federal de Alguaciles. Jones, de 59 años, era uno de los 15 fugitivos del Ejército más buscados en 1977 de la prisión en Kansas, conocida como “El Castillo”, por sus altos muros y torres de guarda.

Fue declarado culpable de asesinato y agresión por la muerte en 1974 de otro soldado en Fort Dix, Nueva Jersey. Los detalles exactos del delito no estaban disponibles de inmediato. Cuando escapó cumplía una sentencia de 23 años de prisión.

Los alguaciles capturaron a Jones el jueves tras comparar una licencia de conducir de Florida emitida en 1981 a nombre de Keith con su vieja fotografía militar, usando tecnología de reconocimiento facial. Jones fue arrestado frente a un negocio en Pompano Beach después que los alguaciles siguieron su vehículo desde su casa. Jones admitió su identidad mientras le tomaban las huellas dactilares, que lo confirmaron. Estaba detenido sin fianza en la cárcel del Condado Broward, esperando su transferencia a Fort Leavenworth.

Nadie respondió a un mensaje telefónico dejado en un número bajo el nombre de Bruce Keith en su dirección en Deerfield Beach. Registros de propiedad muestran que él y su esposa Susan Keith se casaron en 1983 y han vivido allí desde 1984.

Susan Keith, de 56 años, dijo a los investigadores que no tenía idea alguna de que su esposo vivía con un nombre falso, dijo Golden.

Y algunos vecinos se mostraron sorprendidos ante la noticia.

“Son buenas personas. Eso es lo que no entiendo. No puedo entender que él se haya involucrado en algo así. Simplemente no puedo creerlo”, dijo Joe Onischuk, que ha vivido frente a los Keith más de 30 años.

La investigación sobre la fuga de Jones estuvo paralizada hasta el año pasado, cuando un enlace del ejército con el Servicio de Alguaciles mencionó el caso y pidió ayuda. Los alguaciles comenzaron a trabajar en el caso en enero. La foto militar de Jones fue comparada con la base de datos de fotos de licencia de conducción de la Florida y lo encontraron.




Volver arriba