Arrestan a hombre por enviar explosivos a alguacil de Arizona

PHOENIX, Arizona, EE.UU. (AP).- Un hombre fue arrestado por presuntamente enviar por correo un paquete que contenía explosivos a un controversial alguacil en Arizona el año pasado, dijeron las autoridades el martes.

Gregory Lynn Shrader, de 55 años, fue detenido el jueves pasado luego que agentes del FBI e inspectores del Servicio Postal ejecutasen una orden de allanamiento en su casa en Jay, Oklahoma.

De acuerdo con una querella criminal presentada en el tribunal federal en Arizona, Shrader está acusado de enviar por correo una bomba casera al alguacil del condado Maricopa Joe Arpaio el 11 de abril.

El paquete fue descubierto en un depósito de cajas del servicio postal en la Carretera 180 en Flagstaff. Originalmente, las autoridades dijeron que el paquete parecía contener un explosivo improvisado que pudiera haber causados heridas graves o muerte si era abierto, pero investigadores determinaron más tarde que el dispositivo carecía de un cable de puente y era inoperable. Sin embargo, las autoridades dijeron que el paquete contenía pólvora que pudo haber estallado o haberse incendiado.

La querella dice que existía sospecha razonable de que Shrader usó el correo para “hacer una amenaza para matar, herir o intimidar a Arpaio por medio de un explosivo”. “Es bueno que ese tipo no esté en la calle”, dijo Arpaio el martes por la tarde. “Estoy agradecido de que los agentes federales hicieran un buen trabajo. El Servicio Postal y el FBI han estado trabajando en este asunto durante casi un año y capturaron al hombre”.

Arpaio, que se llama a sí mismo “el alguacil más duro en Estados Unidos”, ha tenido un cuerpo de seguridad durante años y dijo que regularmente recibe amenazas de muerte, “incluyendo 12 en el último año”.

Arpaio ha sido alguacil del condado más populoso de Arizona desde 1993 y es conocido nacionalmente por su severo tratamiento de reclusos y su batida contra inmigrantes ilegales.

El paquete explosivo era especialmente preocupante “porque pudo haber causado estragos si era abierto y habría sido peligroso para mí y personas alrededor”, declaró Arpaio, de 81 años.

Un empleado postal en Flagstaff vio que el paquete sospechoso estaba dirigido a Arpaio en su oficina en Phoenix y tenía una dirección de remitente para un apartado postal en California.

El empleado notó que el paquete tenía un exceso de estampillas y que la dirección estaba mecanografiada. Inspectores postales examinaron el paquete y vieron un material granulado saliéndose por los bordes, que más adelante se determinó era pólvora.

La policía en Flagstaff usó rayos X para examinar el paquete y determinó que contenía baterías, cables y un interruptor de presión, tras lo cual lo inhabilitó usando un cañón de agua.




Volver arriba