Aplica igualdad salarial

Mujeres tendrán sueldo equivalente al de los hombres

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, saluda a varias "víctimas" de la discriminación salarial

WASHINGTON (EFE).- El presidente estadounidense, Barack Obama, recurrió ayer a un decreto y un memorando para obligar a los contratistas federales a equiparar los sueldos de las empleadas que cobran menos que sus equivalentes masculinos.

El hecho de que una mujer cobre 77 céntimos por cada dólar que gana un hombre es algo “erróneo” en 2014, especialmente cuando la fuerza laboral femenina es aproximadamente la mitad del total y las madres son en muchos casos el sustento de la economía familiar, subrayó Obama en la Casa Blanca.

“Esto no es sólo un asunto de equiparación, es un asunto de importancia económica”, porque “cada vez más mujeres son las que traen el pan a casa”, afirmó, rodeado de mujeres trabajadoras.

Incapaz de gobernar con el apoyo del Legislativo, el mandatario firmó una orden ejecutiva y un memorando para que los contratistas federales no tomen represalias contra sus empleados por discutir lo que cobran y para que no se oculten los datos salariales de las empleadas a los supervisores laborales.

El presidente Obama criticó a los republicanos, que controlan la Cámara de Representantes, por oponerse de nuevo a medidas que conducen a la igualdad económica y pidió al Congreso que apruebe una ley nacional para fomentar la transparencia salarial que facilite a las mujeres equiparar sus sueldos al de los hombres.

“Solo se han dedicado a bloquear medidas para ayudar al crecimiento económico”, dijo sobre los republicanos, que controlan la cámara de Representantes.En febrero pasado, el presidente cumplió por primera vez su advertencia, lanzada en el discurso del Estado de la Unión de comienzos de año de recurrir a decretos con el aumento del sueldo mínimo de 7.25 a 10.10 dólares para empresas con contratos con el gobierno federal.

La orden ejecutiva firmada ayer prohibe a los empleadores federales tomar represalias contra los trabajadores que cuestionen su remuneración y quieran obtener información comparable de otros compañeros.

En el memorando presidencial da instrucciones al secretario de Trabajo, Thomas Pérez, para establecer nuevas regulaciones que exijan a los contratistas federales proporcionar información de la remuneración de sus empleados, incluyendo los datos por sexo y raza.

Muchas mujeres no piden un pago equiparable al de los hombres porque en ocasiones desconocen que están siendo remuneradas por debajo de lo que deberían, ya que las empresas intentan ocultar y desincentivar la transparencia salarial.”Una mujer tiene que trabajar tres meses más para conseguir cobrar lo mismo que un hombre en el mismo puesto en un año”, explicó el presidente, que estuvo acompañado por Lilly Ledbetter, quien llevó a los tribunales a Goodyear por haberle ocultado durante años que le pagaba menos que a hombres con la misma responsabilidad.La demanda de Ledbetter, que fue rechazada por el Tribunal Supremo por haber prescrito, motivó en 2009 una enmienda a la Ley de Derechos Civiles para cambiar el modo de calcular la prescripción de demandas como la suya.Esa ley se convirtió en la primera iniciativa legal exitosa de la presidencia de Obama, algo que contrasta con el escenario actual para el demócrata, cuyas iniciativas para recortar la desigualdad económica han tropezado constantemente en el Congreso.”Cuando las mujeres tienen éxito, Estados Unidos tiene también éxito”, aseguró el presidente, que estuvo rodeado de una audiencia casi exclusivamente femenina en la Casa Blanca.El mandatario destacó en su discurso la disparidad salarial adicional que sufren las mujeres latinas y afroamericanas en Estados Unidos.La portavoz del Comité Nacional Republicano, Izzy Santa, aseguró ayer que los republicanos también apoyan “igual pago por igual trabajo”, pero la prioridad del partido es enfocar las iniciativas en “creación de empleo y oportunidades para las mujeres”.Asimismo, los republicanos piden a Obama que aplique las medidas que promueve en su propia casa.Según un análisis del conservador American Enterprise Institute con datos de la propia Casa Blanca, las mujeres que ahí trabajan cobran 9,000 dólares anuales menos que la media de los hombres, ya que ocupan menos puestos de elevada responsabilidad.




Volver arriba