Alcalde de Toronto vuelve tras 2 meses de desintoxicación

Rob Ford.

TORONTO (EFE).- Tras dos meses de ausencia de la vida pública por un tratamiento de desintoxicación, el alcalde de Toronto, el polémico Rob Ford, reapareció hoy en la ciudad canadiense para disculparse una vez más por su comportamiento y reafirmar su candidatura a la reelección al puesto en octubre.

Ford convocó hoy a un grupo reducido de medios de comunicación en la Alcaldía de Toronto para leer un comunicado en el que dijo que ha pasado los dos últimos meses en un centro de rehabilitación para tratar sus problemas de “abuso de sustancias”, incluidas “alcohol y drogas”.

El político conservador, que se tomó una excedencia de su puesto el mismo día que dos periódicos de Toronto publicaron vídeos y grabaciones que le comprometían, añadió que tras “cientos de horas de terapia intensiva” se ha enfrentado a sus “demonios personales”.

“He aprendido que mi adicción es realmente una enfermedad, una condición mental que necesitará tratamiento el resto de mi vida”, explicó.

No es la primera vez que Ford anuncia su rehabilitación y el abandono del consumo de alcohol y estupefacientes.
En mayo de 2013, el periódico The Toronto Star reveló que dos de sus periodistas habían visionado un vídeo en el que Ford aparecía claramente bajo los efectos de algún tipo de sustancia y fumando lo que parecía ser “crack”, un potente derivado de la cocaína.

Ford negó durante meses la existencia del vídeo y el consumo de drogas o incluso alcohol.

Pero en noviembre de 2013, la Policía de Toronto reconoció que, tras una redada entre organizaciones criminales de la ciudad, tenía en su poder el vídeo de Ford fumando “crack”. La Policía también dijo que había seguido durante meses a Ford por sus relaciones con conocidos delincuentes.

Tras la revelación policial, Ford admitió el consumo de “crack” mientras “estaba borracho como una cuba”, pero dijo que había dejado de consumir drogas y alcohol tras ponerse en manos de “profesionales”.

Ford se negó a dimitir del puesto incluso cuando el consistorio municipal le retiró la mayoría de sus poderes y le dejó sólo como una figura nominal.

Pocos meses después, fue cazado en varias ocasiones embriagado en público y en privado. El alcalde de Toronto, que pertenece a una acaudalada familia con estrechas relaciones con el gobernante Partido Conservador de Canadá, respondió a esos casos diciendo que no tenía que dar explicaciones a nadie.

Finalmente, en mayo, tras la aparición de un nuevo vídeo de Ford fumando “crack”, abandonó súbitamente la ciudad en un avión privado.

El alcalde de Toronto, que llegó al puesto en 2010, se ha presentado a la reelección en las elecciones que se celebrarán en octubre de este año.

Según varias encuestas, el polémico empresario y político es tercero en la intención de voto, con más de un 20 % de apoyo popular. EFE




Volver arriba