Abogado indocumentado planea abrir un bufete y ser gobernador

Luis Uribe

LOS ÁNGELES, California (EFEUSA).- Sergio Pérez García, el abogado indocumentado al que la Corte Suprema de California dio la razón en su lucha legal para obtener su licencia profesional, explicó a Efe que algunas de sus próximas metas son abrir su propio bufete e incluso llegar a ser gobernador del estado.

“Estoy muy contento de que poco a poco la gente va viendo la realidad y el valor de lo que se logró”, manifestó García pocas horas después de haber recibido la noticia de la decisión de la Corte Suprema de California para obtener su licencia de abogado.

“Mucha gente siempre me decía, ‘Bueno, está bien saber que estás luchando para ser abogado pero ¿eso a mí qué? ¿Qué tiene que ver conmigo?’ Y era tratar de mostrarles que abre la puerta para todos, no sólo para mí que me tocó abrirla sólo”, agregó el mexicano de 36 años.

Sobre las críticas que algunas personas le están dirigiendo al considerar absurdo que un abogado busque aplicar la ley estando él mismo ilegalmente en el país, el jurista fue muy duro en su respuesta.

“Básicamente son personas ignorantes que solamente están viendo en la superficie. Las personas que dicen que no estoy cumpliendo con la ley se equivocan”, dijo.

“A mí me trajeron a este país como menor de edad e inmediatamente yo apliqué por una Tarjeta Verde que está aprobada. Si supieran la ley entenderían que yo tengo que permanecer dentro del país para seguir en línea hasta que me entreguen mi Tarjeta Verde”, explicó.

El inmigrante mexicano detalló que “estar aquí sin documentos es una infracción civil cuya multa es de 50 dólares y yo estoy más que contento de pagarlos en el momento en que sea necesario”.

García entró por primera vez a Estados Unidos junto a su familia cuando tenía 17 meses de edad y permaneció en el país hasta los nueve años, cuando regresó a México.

Posteriormente, su padre volvió a Estados Unidos y obtuvo una visa de residente bajo la ley de amnistía del año 1986.

García, volvió a reingresar al país cuando tenía 17 años y solicitó un permiso de residencia legal, un trámite por el que ha estado pendiente durante más de 19 años y cuya resolución no se espera hasta el 2019.

Para García, el principal responsable de su situación es el gobierno federal. “Como yo le digo a la gente, si quieren alguien con quién quejarse, con quién están enfadados, hablen con el gobierno federal y pregúntenle por qué son tan ineficientes y tan incompetentes que no pueden procesar una visa en 19 años”.

Graduado como abogado de la Escuela de Leyes Cal Northern, García solicitó la admisión al Colegio de Abogados de California y aprobó el examen en el 2009, en su primera presentación.

Luego de ser admitido, juramentado a la asociación y de recibir una licencia para practicar el derecho en el estado, el Departamento de Justicia se opuso a su admisión por su estatus de inmigrante indocumentado, aunque ese no es un requisito específico para ejercer la profesión en California.

En una decisión unánime, el 2 enero la Corte Suprema de California respaldó una moción presentada por el Comité de Examinadores del Colegio de Abogados de California, garantizando la expedición de una licencia a García.

Y a pesar de la falta del permiso de trabajo, el jurista ya tiene su propio plan de negocios que consiste en abrir su propio bufete de abogados.

“La ley dice yo no puedo ser un empleado de nadie ni puedo quitarle el trabajo a una persona que esté aquí legalmente, pero no hay absolutamente ninguna ley que diga que yo no pueda crear mi propio empleo y abrir mi propia compañía, que es exactamente lo que siempre he soñado- ser el dueño de mi propio negocio”.

García, a la vez manifestó que estará trabajando activamente en el 2014 para que el gobierno impulse una reforma a la ley de inmigración.

“Ya estoy harto de escuchar las mismas palabras del presidente que nos apoyó con la Acción Diferida a vísperas de su elección pero, ahora que necesitamos que pare la deportación de nuestra gente, se la pasa diciendo que legalmente no puede hacerlo”.

Para García, el presidente puede actuar como lo hizo con los jóvenes Soñadores. “Él es abogado y es profesor constitucional y sabe que si lo hizo para la Acción Diferida también lo puede hacer para otros grupos”, aseveró.

A largo plazo, el abogado tiene la intención de hacer una carrera política con una meta muy alta. “En cuanto me sea posible legalmente, pienso lanzar una campaña política con el fin de eventualmente, tal vez a muchos años de aquí, competir para gobernador”.

“A mí me encantaría gobernar a California pues creo que es el estado que toma liderazgo en todo y marca la pauta”, concluyó.




Volver arriba