No quieren ser restacados

Mineros atrapados temen que al salir los aprehendan

1 / 2


Uno de los mineros rescatados ayer (centro) platica con miembros de los servicios de apoyo en una mina ilegal al este de Johannesburgo
Un minero rescatado es llevado a comparecer ante las autoridades


BENONI, Sudáfrica (EFE).- Un número indeterminado de mineros ilegales sudafricanos se resistió ayer por segundo día a ser rescatados de una mina de oro abandonada en esta comunidad, al este de Johannesburgo, donde están atrapados desde el domingo, a fin de evitar su detención pese a recibir un tajante ultimátum de las autoridades.

De acuerdo con informes de fuentes municipales, el Departamento de Minas sudafricano hizo llegar a los trabajadores clandestinos una notificación en la que se les avisa que el agujero por el que se cree que entraron a la mina será sellado en 14 días si no aceptan ser sacados a la superficie por los equipos de rescate.

Por ese angosto agujero ya fueron rescatados entre ante ayer y ayer 22 mineros que, tras salir, fueron detenidos y comparecerán esta semana ante un juez acusados de actividades de minería ilegal.

Tanto los equipos de rescate y la Policía como los funcionarios de la municipalidad de Ekurhuleni (de la que depende Benoni) son, por el momento, incapaces de precisar cuántas personas permanecen en el subsuelo.

“El número de personas sacadas a la superficie es de 22 hasta ahora. Hay muchos rumores de que hay 200, 300 y hasta 400 personas bajo tierra, pero los hechos son que hemos atendido a 22 entre anteayer y ayer”, dijo Sugan Moodley, portavoz de los servicios municipales de emergencias.

Moodley explicó que el agujero de la mina será custodiado día y noche por agentes hasta que los obreros abandonen ese lugar y sean arrestados por las autoridades.

La radio pública sudafricana, SABC, informó que los mineros aparentemente habían intentado robar y después fueron encerrados en la antigua mina de oro por un grupo rival.

Minutos antes, Moodley y sus compañeros de la Policía mostraron a los medios de comunicación presentes en las inmediaciones de la explotación la cadena de hierro que los mineros usan para bajar a las galerías.A primera hora de la mañana, otro portavoz municipal, Rogers Mamaila, había descartado que pudiera haber bajo tierra más de 200 personas, al asegurar que el número total de mineros descubiertos el domingo en el subsuelo era de 30.Fuentes policiales explicaron a Efe que las autoridades tratan de convencer a los mineros que siguen bajo tierra de que salgan y se entreguen por medio de uno de los trabajadores rescatados, que ha vuelto a bajar a la explotación para hablar con sus compañeros.Los mineros fueron encontrados el domingo, cuando un equipo de emergencias que circulaba por los alrededores de la mina abandonada escuchó gritos procedentes del pozo.Mientras tanto, operarios del Ayuntamiento de Ekurhuleni rodearon la entrada a la mina con una alambrada dentada, para evitar que los mineros escapen de la Policía o nuevos intrusos bajen a las galerías.Situada en las inmediaciones de la localidad de Benoni, en una zona conocida como Kleinfontein, la mina es propiedad de la empresa china Gold One, que compró los derechos para explotarla pero no realiza operaciones.Según fuentes de la empresa, los mineros quedaron atrapados tras colapsar uno de los túneles que habían excavado para acceder a la mina, posiblemente a causa de las fuertes lluvias.Otras versiones apuntan a que un grupo de ladrones habían bloqueado la salida de la mina para robarles el oro a los trabajadores, según los medios locales.Como en muchas otras explotaciones en esta situación en Sudáfrica, grupos de mineros clandestinos faenan en sus galerías sin las más mínimas condiciones de seguridad ni ningún control sobre su producción.A ese respecto, Moodley contó a Efe que los mineros clandestinos pueden pasarse semanas sin subir a la superficie.Para ello, bajan al subsuelo aprovisionados de grandes cantidades de comida y de agua.Situada en el populoso East Rand del área metropolitana de Johannesburgo, la localidad de Benoni está rodeada por numerosas explotaciones mineras, en muchos casos abandonadas.La explotación no regulada de minas aparentemente abandonadas es un fenómeno habitual en Sudáfrica y en todo el continente africano, pese a los riesgos de ese trabajo.Hace apenas diez días, ocho mineros perdieron la vida en una explotación de Doornkop, al suroeste de Johannesburgo, tras haber quedado atrapados dos días en su subsuelo.




Volver arriba