Tribunal indulta a hombre que mató a su esposa

ISLAMABAD (EFE).- Un alto tribunal paquistaní ha indultado al marido de la cantante Ghazala Javed, a quien asesinó hace dos años y que fue condenado en diciembre a pena de muerte pero que ha recibido el perdón de la familia, informó hoy prensa local.

El asesinato de Ghazala y de su padre a manos del ahora indultado provocó indignación en el país asiático, ya que la joven artista se había convertido en un símbolo de la resistencia de las mujeres y de la canción de la comunidad pastún frente al desafío del integrismo.

Según los medios locales, los abogados del homicida presentaron ayer en el Alto Tribunal de la ciudad noroccidental de Pesháwar documentos que acreditan que la madre y los hermanos de la cantante han llegado a un acuerdo según la ley islámica del ‘diyat’.

De acuerdo con esta tradición, conocida también como ‘dinero de sangre’, un criminal puede ser indultado tras ser condenado incluso por delitos de sangre si la familia de la víctima llega a un pacto para perdonarlo, normalmente a cambio de dinero.

La Comisión de Derechos Humanos (HRCP) criticó recientemente esta norma, ya que favorece la persistencia de los llamados crímenes de honor, que el año pasado costaron la vida de unas 900 mujeres paquistaníes, según registros oficiales.

La joven cantante, de 24 años, fue tiroteada mortalmente junto a su padre por unos desconocidos en junio de 2012 cuando salía de un salón de belleza en la ciudad de Pesháwar, y la Policía sospechó desde el inicio de su marido.

Según los medios locales, el esposo intentó forzar a Ghazala para que dejara los escenarios tras el matrimonio porque la actividad pública de una mujer contraviene la estricta moral imperante en buena parte de Pakistán, por lo que ella le anunció su intención de divorciarse.

Un juez del distrito de Swat, de donde era originaria la víctima, dictó la sentencia de muerte tras probarse que el acusado fue el autor material de los disparos, que también hirieron a la hermana de la artista.

Ghazala había tenido que huir por amenazas de los islamistas radicales de la región de Swat a la cercana ciudad de Peshawar, donde en 2011 contrajo matrimonio.

Antes de su muerte, Ghazala se había labrado cierta fama con apariciones en televisión y una decena de álbumes que le granjearon el reconocimiento del entorno artístico en lengua pastún.




Volver arriba