Siria inicia campaña presidencial

DAMASCO, Siria (AP).- En vallas publicitarias y en carteles colocados en las ventanas de los automóviles, fotografías del presidente Bashar Assad llenaron el domingo las calles de Damasco, con la apertura oficial de la campaña presidencial en Siria, pese a una paralizante guerra civil que ha devastado el país y ha dejado grandes porciones del territorio fuera del control del gobierno.

La oposición siria y sus aliados occidentales han criticado los comicios del 3 de junio como una farsa diseñada para darle a Assad, que se espera gane otro mandato de siete años, cierta legitimidad electoral.

El gobierno, entretanto, ha promocionado la votación como una solución política al conflicto. La elección llega más de tres años después del estallido de una rebelión contra el régimen de Assad, que ha dejado más de 150.000 muertos y ha forzado a más de 2,5 millones a refugiarse fuera del país. La guerra ha destruido ciudades y pueblos, dejado la economía por los suelos y avivado odios sectarios en una sociedad otrora conocida por su tolerancia.

Con el país dividido tan intensamente, no estaba claro cómo el gobierno puede realizar elecciones creíbles en medio de un conflicto, pero las autoridades han desestimado esas dudas y proseguido con sus planes para los comicios. Assad enfrenta dos candidatos en la contienda: Maher Hajjar y Hasan al-Nuri, ambos miembros de la llamada oposición interna tolerada por el gobierno, pero los dos son relativamente desconocidos y carecen del respaldo de la maquinaria del estado.

Esa diferencia estaba clara en las calles de Damasco el domingo. En la atareada calle Thawra, en el centro de la ciudad, dos nuevas vallas de Assad recibían a las muchedumbres. Una muestra al presidente, con traje gris y camisa azul, con la palabra “Juntos”.

La segunda valla simplemente decía “Juntos” y muestra la firma de Assad. Varios automóviles con banderas nacionales y fotos del presidente dejaban escuchar himnos nacionales mientras recorrían las calles de la capital en muestra de respaldo a Assad, que ha gobernado el país desde el 2000, cuando asumió las riendas en lugar de su difunto padre, Hafez. En contraste, no había retratos ni carteles de los otros dos candidatos.




Volver arriba