Se elevan a 71 los presos fallecidos en atentado en Bagdad

BAGDAD (EFE).- Al menos 71 presos murieron hoy al asaltar hombres armados el convoy en el que eran trasladados en la provincia de Babel, unos 110 kilómetros al sur de Bagdad, en un incidente en el que perecieron además dos policías y cinco atacantes.

Una fuente de seguridad local, que en un principio cifró en una treintena los reclusos fallecidos, informó a Efe de que los presos procedían de la cárcel de Qauat al Akrab en Babel, destinada a aquellos detenidos conforme a la ley antiterrorista.

El ataque tuvo lugar al sur de Hila, capital de Babel, cuando los presos eran trasladados de la citada prisión a la de Al Qasem.

Las fuerzas de seguridad iniciaron una serie de operaciones para capturar a atacantes, cuya identidad se desconoce por ahora.

No están claras tampoco las causas del suceso, pero se podría tratar de un intento fallido de los insurgentes suníes de liberar a los prisioneros.

En la última semana, los rebeldes han denunciado que la policía ha ejecutado a detenidos por supuestos delitos terroristas ante los temores de que fueran liberados al tomar la insurgencia el control de las comisarías o cárceles.

La ley antiterrorista, aprobada en 2005, es muy criticada por los suníes, que consideran que es aplicada contra ellos, en especial el artículo cuarto, que estipula penas de muerte y de cadena perpetua para aquellos implicados en delitos terroristas.

Este suceso coincide con la llegada a Bagdad del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, quien efectúa una visita sorpresa para analizar con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, y otros responsables el conflicto en Irak.

Kerry comenzó ayer una gira por Oriente Medio y Europa para abordar principalmente la situación en Irak, escenario de una ofensiva de insurgentes suníes y del yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) contra el gobierno de Al Maliki.

Bagdad ha pedido a EEUU que lance bombardeos aéreos contra los insurgentes, pero hasta el momento Washington se ha limitado a desplegar a 300 asesores militares, insistiendo en que esto no supone reiniciar sus operaciones de combate en Irak y que la solución al problema no pasa por una vía exclusivamente militar.

Los insurgentes suníes dominan amplias zonas del norte y el oeste de Irak y se han hecho con el control de varios pasos fronterizos con Siria y Jordania.




Volver arriba