ONU confirma la muerte de cascos azules en ataque en Sudán

Fotografía facilitada por la misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS) que muestra ambulancias de la ONU en un hospital gestionado por Camboya a las afueras de Juba, Sudán del Sur.- (EFE)

EL CAIRO (EFE).- La misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) confirmó hoy la muerte de dos cascos azules indios en un ataque anoche de rebeldes contra su base en la ciudad de Akobo, en el conflictivo estado de Jonglei.

En un comunicado, la UNMISS señaló que un tercer soldado del batallón indio resultó herido y fue trasladado a Malakal, capital del estado de Alto Nilo, para recibir tratamiento médico.

El embajador de la India ante la ONU, Asoke Mukerji, informó anteriormente en una reunión de la organización internacional de que los fallecidos eran tres soldados indios.

Rebeldes del segundo mayor grupo étnico, los Lou Nuer, lanzaron ayer un ataque contra una treintena de civiles de la mayoría Dinka, que habían buscado refugio en la base de la UNMISS en Akobo.

En el momento de la agresión, en la base se encontraban, además de los sursudaneses, 43 cascos azules indios, seis policías y dos civiles representantes de la ONU.

No ha trascendido si el ataque causó víctimas entre los refugiados de la tribu Dinka.

La UNMISS realizó esta mañana una evaluación aérea de la situación en Akobo, aunque no precisó en su nota si han evacuado al personal de la base.

En otro comunicado difundido la víspera, la misión de la ONU señaló que iban a enviar un avión hoy por la mañana a Akobo para evacuar al personal del organismo internacional.

La UNMISS condenó los actos de violencia en Akobo y en el resto del país e instó a todas las partes implicadas a frenar la hostilidades y buscar una solución pacífica a la crisis.

Aunque las autoridades sursudanesas niegan un conflicto étnico, se han producido varios enfrentamientos entre los Lou Nuer, clan al que pertenece el exvicepresidente Raik Mashar -acusado del intento de golpe de Estado- y los Dinka, la tribu del jefe de Estado, salva Kir.

Al menos dieciséis personas murieron ayer en choques entre trabajadores Dinka y Lou Nuer cerca de un campo petrolífero en el estado septentrional de Unidad, junto a la frontera con Sudán y rico en petróleo.

La organización Human Rights Watch (HRW) denunció ayer en un comunicado que soldados sursudaneses han disparado de modo indiscriminado en zonas populosas y han tenido como blanco civiles de una determinada etnia durante los enfrentamientos.

Víctimas y testigos indicaron a HRW que soldados del Ejército Popular para la Liberación de Sudán y policías interrogaron a los vecinos por su etnia y dispararon deliberadamente contra aquellos de la tribu Lou Nuer.

El director de HRW para África, Daniel Bekele, pidió a las autoridades sursudanesas que tomen “medidas urgentes para evitar abusos contra civiles y para reducir la tensión étnica”.

Bekele expresó su preocupación por la posibilidad de que la situación degenere en “ataques de revancha y una mayor violencia”.

En la nota, HRW recoge declaraciones de testigos que narran varios casos de asesinatos de decenas de civiles, entre ellos mujeres y niños, del clan Lou Nuer en Yuba por parte de uniformados.

También revela informes de ataques del mismo tipo contra la tribu Dinka perpetrados por rebeldes Lou Nuer, por lo que instó tanto a Kir como a Mashar a que “frenen a los soldados bajo su control de cometer abusos contra civiles”.




Volver arriba