Niños refugiados arriesgarán la vida intentando cruzar el Mediterráneo

MADRID (EFE).- Miles de niños refugiados sirios y eritreos arriesgarán sus vidas este verano tratando de cruzar a Europa en barco o a pie, en un viaje “en condiciones extremas” que repunta en la época estival y que la ONG Save The Children alerta que afectará a países mediterráneos como España o Italia.

Con motivo de la llegada del verano y el comienzo de la llamada “temporada del barco”, la ONG Save The Children ha elaborado el informe “El barco es seguro y otras mentiras- por qué las familias sirias están arriesgando todo para llegar a Europa”, en el que recuerda que casi 7.000 niños que llegaron a Europa huyendo de la guerra fueron rescatados en la costa mediterránea en 2014.

Dicho informe detalla cómo el viaje en barco, por el que los refugiados y sus familias pagan entre 700 y 2.500 euros, puede durar hasta 15 días y se producen en unas “condiciones extremas” que privan a los viajeros de agua y comida, poniendo en peligro la vida y la integridad física de los menores que viajan en los botes.

Portavoces de Save The Children han asegurado a Efe que este verano se producirá un repunte de estos barcos de inmigrantes por el Mediterráneo, por lo que las autoridades costeras de países como Italia deberán atender a miles de refugiados que huyen de conflictos como la Guerra de Siria, entre los que se encuentran miles de menores.

En el caso de España, el director de cooperación internacional y ayuda humanitaria de Save the Children, David del Campo, explicaba a Efe que la llegada de menores a España se produce sobre todo por vía terrestre, una ruta mucho más larga que la marítima y que siguen numerosos niños que a menudo “mueren antes de acabar el camino”.

“El perfil del inmigrante que llega a España son núcleos familiares, varones y jóvenes con cierta fortaleza física que les permite sobrevivir al viaje”, sostiene del Campo a la vez que insta al Gobierno español a “estar a la altura” y a acoger a los menores refugiados que protagonizan una “crisis humanitaria que afecta al conjunto de Europa”.

Solo en las costas italianas, a las que el grueso de los inmigrantes llegan a través de la vía marítima, la Policía rescató a 41.200 inmigrantes entre enero y mayo de 2014, de los 6.700 eran niños con una media de cinco años de edad.

Los niños eritreos y sirios son, según la ONG, el grupo más grande que llega por de Marzo y que huye del conflicto sirio desde “hace uno o dos años, dejando atrás a sus seres queridos, sobreviviendo a niveles extraordinarios de violencia, escapando el ser reclutados, y viendo sus casas, sus ciudades y pueblos destruidos”, explica en el informe Carlotta Bellini, Directora de Protección Infantil de Save the Children en Italia.

Abu Rabia, joven refugiado sirio superviviente al viaje en barco, relata así su experiencia- “Había 27 personas de mi ciudad en el bote que se hundió en la costa de Liberia en octubre de 2013. Una de ellas era mi vecino. Todos murieron. A pesar de ello, no tuve miedo de montarme en un barco y enfrentarme al mismo destino”.

Entre las recomendaciones de Save The Children, que se suman a las emitidas en los últimos días por otros colectivos como ACNUR, está el crear una política de rescate común a nivel europeo, ofrecer asilo político a los menores o poner fin a la detención de los niños en centros de estancia temporal de inmigrantes, que según estos colectivos viola la Convención sobre los Derechos del Niño.

Los líderes de la UE celebrarán el jueves y el viernes próximos su cumbre semestral, en la que buscarán el consenso para decidir, entre otros temas, cuestiones sobre política migratoria. EFE




Volver arriba