Miles de personas despiden en Jerusalén Este al joven palestino asesinado

 

JERUSALÉN (EFE).- Miles de personas se congregaron hoy en el barrio de Suafat, en Jerusalén este, para asistir al entierro del joven palestino asesinado el pasado miércoles, víctima de una supuesta venganza de radicales judíos.

Al grito de “la sangre de los mártires nos redimirá” y en un ambiente de tensión, jóvenes enmascarados, ancianos, mujeres y niños del barrio palestino rindieron homenaje a Mohamed Abu Khder, de 16 años, cuyo cadáver apareció quemado y con signos de violencia en un bosque de Jerusalén.

Desde que fue descubierto el cuerpo, más de 300 personas han resultado heridas en los enfrentamientos entre palestinos y la policía israelí en varias zonas de Jerusalén, cuya población árabe celebra hoy el primer viernes del mes sagrado de Ramadán.

“Haremos pagar a Israel por esto. La sangre de los mártires no es baldía”, explicó a Efe Mohamed Alfadi, un joven de este barrio palestino próximo al casco antiguo de Jerusalén.

La procesión fúnebre comenzó poco después de la oración del viernes en una mezquita abarrotada del barrio jerosolimitano, donde era latente la ira y el dolor de los asistentes por la muerte del joven, cuyas fotos flanqueaban ambos lados del templo.

A pocos metros, en la casa familiar, allegados y vecinos esperaban la entrega del cadáver por parte de las autoridades israelíes, que han retrasado este momento aduciendo la necesidad de practicar una autopsia al joven antes de ser enterrado.

“No nos han querido entregar el cadáver. No han querido que el pueblo palestino entierre al joven como ellos enterraron a sus tres jóvenes entre miles de personas”, dijo a Efe un familiar del fallecido que no quiso identificarse.

El retraso en la entrega del cadáver, tras un polémica autopsia, fue una de las razones que provocaron anoche graves disturbios en este barrio de Jerusalén que acabaron con quince heridos y que amaneció hoy cercado por los cuerpos de seguridad israelíes.

El asesinato del adolescente palestino se produjo después de que Israel enterrara, en una ceremonia multitudinaria de duelo nacional, a los tres jóvenes israelíes que desaparecieron el 12 de junio.

Los jóvenes estudiantes fueron hallados sin vida casi tres semanas después de su desaparición y el hecho despertó una ola de ataques antiárabes por parte de nacionalistas judíos.

El Gobierno de Israel culpa a los radicales islamistas de Hamás del secuestro y asesinato de los jóvenes.




Volver arriba