Los rebeldes sursudaneses avanzan hacia Bor entre temores a un ataque

JARTUM (EFE).- Los rebeldes sursudaneses, partidarios del exvicepresidente Riak Mashar, siguieron avanzando hoy hacia Bor, capital del estado de Jonglei, con la intención de lanzar un ataque para recuperar el control de la ciudad.

El portavoz del Ejército sursudanés, Philip Aguer, dijo que esas fuerzas, conocidas como “Ejército blanco”, se preparan para atacar de nuevo Bor, según las declaraciones recogidas por la televisión sursudanesa.

Aguer explicó que miles de rebeldes se enfrentaron con sus tropas anoche a 40 kilómetros al norte de Bor, tomada por los partidarios de Mashar durante un intento de golpe de Estado, pero recuperada por el ejército el pasado martes.

El portavoz castrense agregó que ambos bandos también libran combates en el estado petrolero de Unidad, donde el ejército pudo repeler los ataques insurgentes en algunas zonas.

El ministro sursudanés de Información, Michael Makuei, acusó ayer a Mashar de movilizar en nombre de su tribu, la Lou Nuer, a 25.000 jóvenes del “Ejército blanco”, que toma su nombre de la costumbre de sus miembros de cubrir sus cuerpos con ceniza.

La misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS) expresó ayer su preocupación por esta movilización y por la posibilidad de que ataquen a los civiles.

Estos jóvenes, mayoritariamente Lou Nuer, podrían tener la intención de atacar a civiles de otras tribus, como la Dinka, a la que pertenece el presidente sursudanés, Salva Kir.

Un portavoz rebelde, Musa Ruai, dijo sin embargo el domingo que no se trata de miembros de la tribu Lou Nuer movilizados por Mashar, sino de soldados que decidieron voluntariamente levantarse en armas contra el gobierno.

El conflicto en Sudán del Sur, que comenzó como un pulso por el poder entre Kir y Mashar, está derivando en una escalada de la violencia étnica, principalmente entre las tribus Dinka y Lou Nuer, que ha causado ya miles de muertos.

Bor fue escenario de violentos enfrentamientos entre ambas tribus en 1991 que causaron más de un millar de muertos, principalmente civiles Dinka.




Volver arriba