La FIP condena muerte del primer periodista asesinado del año

BRUSELAS (EFE).- La Federación Internacional de Periodistas (FIP) manifestó hoy su repulsa por la muerte del primer periodista asesinado en 2014, el paquistaní Shan Odhor, y pidió al Gobierno de Paquistán que investigue inmediatamente los hechos.

Odhor, reportero del canal de noticias Aaab Tak, fue disparado por asaltantes sin identificar cuando regresaba a su domicilio en el distrito de Larkana el día de Nochevieja y falleció en un hospital el 1 de enero a causa de las graves heridas sufridas, recordó la FIP en un comunicado.

Tras conocerse la muerte del periodista, el Sindicato Federal de Periodistas de Paquistán, afiliado de la FIP, organizó una serie de protestas por todo el país para instar al Gobierno a incrementar sus esfuerzos para proteger a los periodistas.

“Expresamos nuestras condolencias a la familia y a los colegas del muy respetado periodista Shan Odhor, quien creemos que es el primer periodista asesinado en 2014”, dijo en la nota el presidente de la FIP, Jim Boumelha.

Boumelha también pidió a las autoridades de Paquistán que lleven a cabo “inmediatamente” una investigación sobre el asesinato y que hagan todo lo necesario para asegurarse de que los responsables del “horrible crimen” sean llevados ante la Justicia.

El pasado día 31, la FIP presentó su informe anual de periodistas y empleados de los medios de comunicación asesinados, que mostró que Pakistán sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo para desempeñar esa profesión, con diez informadores muertos en 2013.

En respuesta a la violencia que sufre la prensa y la impunidad de los crímenes de los que es víctima, la Federación lanzó en octubre pasado una campaña en la que pedía a los Gobiernos de Paquistán, Iraq y Rusia que investiguen los asesinatos de periodistas en sus territorios y que sus autores sean juzgados.

“Creemos que la falta de responsabilidad de actos de violencia contra lo periodistas en Paquistán refuerza la cultura de la impunidad y es la razón principal por la que los periodistas en el país continúan en la línea de fuego”, concluyó Boumelha.




Volver arriba