Iraq continúa su ofensiva

Fuerzas iraquíes consiguieron el control en Tikrit

1_300614p3irakphoto01

BAGDAD (Notimex y EFE).- El ejército iraquí y los yihadistas del Estado Islámico de Iraq y el Levante (EIIL) libraron ayer cruentos combates en Tikrit, en el segundo día de la ofensiva lanzada por las tropas gubernamentales para recuperar esa ciudad.

Las fuerzas iraquíes consiguieron el control completo de la Universidad de Tikrit, después de enfrentamientos en los que más de 70 combatientes murieron, reportó el vocero de las Fuerzas Armadas, general Qasem Ata.

También manifestó que las tropas, avanzaron hacia Tikrit, donde también recuperaron la sede del gobierno local.

El Ejército de Iraq lanzó el sábado su ofensiva para hacer retroceder a los rebeldes sunitas y recuperar el control de la ciudad de Tikrit, a unos 170 kilómetros al norte de Bagdad y cuna del derrotado y fallecido líder Sadam Husein, según cadenas árabes.

El EIIL tomó Tikrit poco después de haberse hecho del control de la también norteña ciudad de Mosul y advertir que avanzaría hacia Bagdad, para “sacar del poder” al primer ministro, el chiita Nuri al-Maliki, a quien acusan de discriminar a la minoría sunita. Ante el temor de que los rebeldes sunitas puedan alcanzar Bagdad, el gobierno iraquí pidió a Estados Unidos emprender ataques aéreos contra los yihadistas, sin embargo Washington sólo ha enviado unos 300 asesores militares a Iraq y ha descartado el envío de tropas. Un general de Irán anunció ayer que su país está preparado para ayudar a Iraq en su combate contra los yihadistas, empleando las mismas estrategias que usó contra quienes se alzaron en Siria contra el presidente Bashar al-Assad.El anuncio sugiere que Irán está dispuesto a desempeñar un mayor papel en las operaciones militares para hacer retroceder a la insurgencia sunita que avanza hacia Bagdad.Hace una semana, el ayatolá Ali Jamenei, líder supremo de Irán, rechazó una posible intervención de Estados Unidos o cualquier otra potencia exterior en Iraq, en su lucha contra el EIIL.Los yihadistas del EIIL, que también combaten contra el régimen del presidente sirio, lanzaron el pasado 9 de junio su ofensiva contra el gobierno de al Maliki para tratar de expulsar del poder a la mayoría chiíta de Iraq y establecer un califato islamista. Desde entonces, los rebeldes sunitas han tomado el control de Mosul, de gran parte de la provincia de Nínive (norte), de la ciudad de Tikrit y de otros sectores de las provincias de Saladino (norte), Diyala (este) y Kirkuk (norte).

Por otra parte, la alianza laica iraquí, la llamada Coalición Nacional, decidió boicotear la primera sesión del nuevo Parlamento, en la que se deberá nombrar a un presidente de la asamblea, para luego continuar con el jefe de Estado y el gobierno.

La coalición, presidida por el ex primer ministro Iyad Alaui, decidió abstenerse de asistir a la reunión del Consejo de Diputados, y distanciarse de sus consecuencias, a menos que las fuerzas políticas participen en el establecimiento de una hoja de ruta para unificar el país.

La alianza precisó que este plan político tiene que adecuarse a la iniciativa que presentó el grupo, que pretende establecer los principios de ciudadanía y consenso en la gestión de Iraq, lejos de afiliaciones sectarias y étnicas.

El plan de Alaui, respaldado por la Liga Árabe, estipula la elaboración de una hoja de ruta, que incluye la formación de un gobierno de unidad nacional integrado por los principales dirigentes políticos y un número limitado de tecnócratas.

La coalición aboga por la celebración de una reunión en la que participen los primeros ministros que gobernaron el país desde 2004 hasta el actual (Nuri al Maliki), además del presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí y los dirigentes de los principales grupos políticos y religiosos.La reunión deberá efectuarse en un lugar seguro con la presencia del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y un representante del Tribunal Supremo de Iraq.El logro de la reconciliación nacional es uno de los puntos de la hoja de ruta para garantizar un proceso político global que sólo excluya a “los terroristas, los asesinos y los detractores de fondos públicos”, según la iniciativa.

Asimismo, pide volver a formar las principales instituciones de Iraq, especialmente las Fuerzas Armadas y los cuerpos de seguridad, sin cuotas sobre bases sectarias religiosas o étnicas.

Iraq está inmerso en una grave crisis desatada por el avance de grupos insurgentes encabezados por el EIIL, que se hizo con el control de Mosul, la segunda ciudad del país, y desde allí ha progresado por otras zonas del norte y el centro del país.




Volver arriba