Honran a las mujeres bíblicas

Los Legionarios erigen un templo en Jerusalén

1 / 2


El papa Francisco, acompañado del presidente isralí Shimón Peres, coloca una corona floral en la tumba de Teodoro Herzl, fundador del Sionismo
El Papa escucha cantar a un coro infantil en su visita a Jerusalén


JERUSALÉN (EFE).- El papa Francisco bendijo ayer en el centro “Notre Dame”, de Jerusalén, el tabernáculo que los Legionarios de Cristo instalarán en la iglesia de la residencia de peregrinos que construye en la antigua ciudad de Magdala, junto al lago Tiberíades o Mar de Galilea.

El Papa llegó al lugar, propiedad del Vaticano, poco después del mediodía y allí se reunió también, en privado, con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aunque al final no se quedó a comer, como estaba previsto, y lo hizo en la sede de la Custodia de Tierra Santa.

“Al mostrarle las fotografías de la iglesia le dije al Santo Padre que la iglesia Duc in Altum se construía para honrar a María Magdalena y a las demás mujeres del Evangelio”, explicó el padre Juan Solano, promotor del proyecto y director de Instituto Pontificio de “Notre Dame”.

“Le comenté que me habían iluminado mucho las referencias que él hacía a su abuela”, relató. El Papa respondió: “¿Qué sería de la Iglesia sin las mujeres?”, agregó Juan Solano.

La bendición del sagrario tuvo lugar en presencia de unas 120 personas entre amigos y benefactores del proyecto “Magdala Center” en la capilla de Nuestra Señora de la Paz, ubicada dentro del centro para peregrinos de “Notre Dame”.

Entre los presentes estaba también el padre Eduardo Robles-Gil, director general de los Legionarios de Cristo.El centro de Magdala es un enorme complejo que los Legionarios de Cristo construyen con donaciones en un terreno situado en el lugar en el que se cree que estuvo la bíblica ciudad de Migdal, de la cual, según la tradición, procedía María Magdalena.Al iniciar las obras de excavación, los arqueólogos hallaron los restos de una sinagoga, que según dijo el padre Solano, es una de las siete más antiguas del mundo.Monedas halladas en su interior muestran que data de tiempos de Jesús, por lo que, aunque no se puede asegurar, tampoco se puede descartar que en ella hubiera estado Jesucristo, explicó el sacerdote legionario.Además de las ruinas, el proyecto incluye un hotel para peregrinos y una iglesia cuyo altar es un enorme cristal que permite ver el lago Tiberíades, por el que según la tradición cristiana Jesús navegó y caminó.El tabernáculo bendecido por el Papa asemeja a una de las barcas de pescadores utilizadas en tiempo de Jesús.La primera fase del denominado “Magdala Center”, en cuya vertiente arqueológica participan la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Anáhuac, ambas de la capital mexicana, será inaugurada el próximo miércoles. “Las ruinas arqueológicas halladas en este centro unen a judíos y cristianos. El Centro Magdala está llamado a reflejar el papel de la mujer en la Iglesia y la sociedad. El día 28 se inaugura la primera fase, que consiste en la iglesia y el parque arqueológico”, explicó el padre Solano.”Mientras, seguimos buscando contribuciones para construir el hotel y otras instalaciones”, agregó.Durante la inauguración se colocará el tabernáculo, y el padre Fuad Twal, patriarca latino de Jerusalén, será el primero en oficiar una misa.

El papa Francisco concluyó ayer su primera peregrinación a Tierra Santa con una reunión ecuménica con religiosos y una emblemática misa en el Cenáculo, el lugar en el que Jesús instauró la eucaristía y objeto de disputa entre el Vaticano e Israel.

La simbólica misa, de una hora y en varios idiomas, fue una de las más emotivas de las que el Pontífice celebró en sus tres días de periplo por Tierra Santa, un viaje que inició en Jordania y que le llevó a Belén y Jerusalén.

Francisco ha recordado la importancia de esta sala, en el segundo piso de un inmueble que alberga también un santuario judío y uno musulmán.”En el Cenáculo, Jesús resucitado, enviado por el Padre, comunicó su mismo Espíritu a los Apóstoles y con esta fuerza los envió a renovar la faz de la Tierra”, afirmó en una homilía ante personas de su séquito y líderes eclesiásticos de Tierra Santa, en su mayoría obispos y patriarcas de varios ritos.Entre los invitados no cristianos destacaron el rabino Abraham Skorka y el director del Instituto de Diálogo Interreligioso, el musulmán Omar Abboud, que le han acompañado durante su histórica peregrinación.Francisco dedicó la última jornada a reforzar el mensaje de “amor y fraternidad” del cristianismo que salió de esa casa tras la última cena de Jesús con sus apóstoles.

“Nos recuerda (…) el lavatorio de los pies, que Jesús realizó como ejemplo para sus discípulos (…) significa acogerse, aceptarse, amarse, servirse mutuamente. Quiere decir servir al pobre, al enfermo, al excluido”, afirmó sobre las cualidades humanas que busca para su Iglesia.Y en una señal de advertencia destacó también que recuerda “la mezquindad (y) la traición”, y que cualquiera “puede encarnar estas actitudes cuando miramos con suficiencia al hermano (y) lo juzgamos”.Situado en el Monte Sión de Jerusalén, extramuros, el Cenáculo estuvo durante dos siglos en manos de la Custodia franciscana de Tierra Santa, pero Suleimán el Magnífico lo expropió en el siglo XVI, y con la creación del Estado de Israel en 1948 pasó a estar bajo su administración.Desde 1993, cuando Israel y el Vaticano establecieron relaciones diplomáticas, la administración del santuario está en el epicentro de las negociaciones, trabada por las susceptibilidades que despierta entre grupos nacionalistas judíos.Tras la emblemática eucaristía, el fraile franciscano y custodio de los Lugares Santos, Pier Batista Pizzabala, se lamentó de que “no podamos celebrarla normalmente como hemos hecho hoy”.Muy frecuentado por turistas y peregrinos, las distintas órdenes cristianas en Tierra Santa sólo pueden celebrar misa en el lugar en Jueves Santo y Pentecostés.Horas antes, durante una visita a la Explanada de las Mezquitas y el Muro de las Lamentaciones, el Pontífice invocó la figura de Abraham para exigir que nadie use el nombre de Dios para justificar la violencia.

Insistió en sus llamamientos al diálogo, comprensión, respeto mutuo y, sobre todo, al interés hacia el hermano.

Llamamiento que volvió a repetir en su encuentro, el tercero de este viaje, con el patriarca de Constantinopla, Bartolomeo, con quien abrió nuevas vías de diálogo entre las dos Iglesias tras el Gran Cisma de 1054.Francisco también visitó el Museo del Holocausto, la tumba del fundador del sionismo Teodoro Herzl y el monumento israelí a las víctimas del terrorismo, y se entrevistó por separado con el presidente israelí, Shimón Peres, y con el primer ministro, Benjamín Netanyahu. Mucho menos protocolario fue su almuerzo fuera de programa con los frailes franciscanos del Convento de San Salvador, donde rompiendo moldes se unió a sus “hermanos” para expresarles su agradecimiento por la labor de los últimos ocho siglos.

“Fue una comida normal, como todos los días- unos espaguetis, un poco de puré con un trozo de carne más o menos cristiana -algo dura-, ensalada, y para animar un poco, al final, sandía, un poco de helado y un poco de flan”, relató a Efe el fraile español Artemio Vítores.A continuación, se dirigió al Huerto de Getsemaní, escenario de la agonía de Jesús, para alentar a los creyentes a mantener “el entusiasmo y la confianza en nuestro camino y en nuestra misión” y a no dejarse vencer “por el miedo y la desesperanza”.Francisco, que ya había visitado Jerusalén en 1973, abandonó Tierra Santa pasadas a las 20.00 hora local (17.00 GMT) con destino a Roma, con el rostro cansado, pero satisfecho, y dejando las puertas abiertas a un posible regreso en un tiempo no muy largo para visitar la Galilea, que quedó al margen de este periplo.El Papa también bendijo ayer a nueve niños israelíes enfermos, así como a la joven argentina Laura del Milagro Aredez, en un acto que tuvo lugar en la residencia presidencial Peres.

“La bendición fue planificada porque recibimos muchas peticiones en ese sentido por parte de la comunidad cristiana y aunque no hemos podido satisfacer todas las demandas queríamos realizar el sueño de estos niños”, declaró una fuente de la presidencia israelí, a la que Francisco llegó poco antes del mediodía para una recepción oficial y una reunión en privado con Peres.

Antes de la entrevista, los niños, ocho enfermos de cáncer y una discapacitada visual, fueron conducidos a una sala separada para que el Papa les diera su bendición.

Entre los participantes estuvo Laura del Milagro Aredez, una joven argentina de 19 años nacida en Tucumán y cuyos padres llegaron a Israel en 2000 en busca de mejores condiciones de vida para su hija.La emoción de recibir la bendición papal, “el sueño de una vida” según señaló el padre de la joven, era visible en el rostro de Laura, que sufre una retinopatía causada por un parto prematuro y la posterior falta de oxígeno en la incubadora, que también le provocó una cierta discapacidad mental.”Fue una emoción inmensa. Fue un momento muy lindo, muy tierno, con su Santidad y con Shimón Peres dándole un beso a mi hija Laura, esto fue único para mi, para toda la familia, para todos los amigos”, dijo el progenitor, Alberto Aredez, que debió acudir por segunda vez al Papa, al final de la recepción oficial, porque la primera se saltó a su hija.”El papa se acercó a todos los niños entre los que estaba Laura pero estaba tan cansado que no la vio”, contó el padre, que al terminar el multitudinario acto público paró al Santo Padre a la salida para obtener la ansiada bendición.La madre, Graciela, explicó que por llevar su hija una camiseta de otro color posiblemente no se diera cuenta la primera vez que Laura estaba allí.”Al final, gracias a Dios, se acercó y la bendijo, creo que en latín, la miró con mucha ternura”, relató Alberto, quien dijo que con ello inicia “un nuevo camino de la fe, pero con mucha más fuerza y energía sobre todo porque tenemos un Papa muy humano y todo el mundo lo reconoce como tal”.El Papa fue recibido por Peres acompañado de 120 pequeños de las tres religiones monoteístas, en línea con su defensa de la necesidad de establecer puentes de diálogo entre las religiones que descienden de Abraham, a quien ayer evocó durante su visita a la Explanada de las Mezquitas y al Muro de las Lamentaciones que le dieron la bienvenida. Tres de los niños, uno de cada religión, le dio la bienvenida en hebreo, italiano y árabe.

Celibato | “Puerta abierta”

En el vuelo de retorno a Roma el Papa tocó el tema del celibato de los clérigos.

“No es un dogma”

El Pontífice dijo a periodistas en el avión que “el celibato no es un dogma”, al preguntarle sobre si la Iglesia católica debería permitir que los sacerdotes se casen, como ocurre en otras iglesias cristianas.

Norma de vida”Es una norma de vida que yo aprecio mucho y creo que es un regalo a la Iglesia, pero como no es un dogma, la puerta siempre está abierta” , continuó el Sumo Pontífice.Revisión

El pronunciamiento del Papa se conoce días después de que un grupo de 26 mujeres le escribiera una carta para solicitarle una revisión de la disciplina del celibato.

Sin disimuloLas autoras de la misiva afirman que han vivido o viven una relación sentimental con un sacerdote y querrían hacerlo sin ocultarse. Hasta ayer, el Vaticano no había hecho comentarios al respecto.

Incendio

La abadía de la Dormición en Jerusalén, situada junto al Cenáculo, fue objeto de un intento de incendio poco después que el Papa celebrara una misa.

Sofocado

Poco después que el Pontífice abandonó la zona desconocidos prendieron fuego a un libro y lo introdujeron entre los bancos de la iglesia con cruces de madera causando un incendio que pudo ser rápidamente sofocado.




Volver arriba