Blair pide intervenir en Irak y niega que la crisis sea fruto de la invasión

 

PARÍS (EFE).- El exprimer ministro británico Tony Blair pide una nueva intervención occidental en Irak para detener el avance de los grupos islamistas, al tiempo que negó que la actual situación del país esté ligada a la invasión del mismo que patrocinó en 2003 junto a Estados Unidos.

“Tenemos que abandonar esta idea de que ‘nosotros’ provocamos esta situación”, sostiene el exprimer ministro británico en un artículo que publica hoy el diario francés Le Monde.

Blair indica asimismo que el origen de la crisis “hunde sus raíces en la región y no fuera de ella”.

Blair asegura que el fallecido dictador iraquí Sadam Hussein “se deshizo de las armas químicas” antes de la invasión, pero que mantuvo “la experiencia y la capacidad para volver a producirlas”.

Agrega también que de no haber sido derrocado por las potencias occidentales, Hussein habría caído en 2011 en la oleada de revueltas que afectó a los países árabes, lo que podía haber creado un conflicto más sangriento entre suníes y chiíes.

El exjefe del gobierno británico pide que se siga el ejemplo de Irak para atajar otras crisis actuales, como la de Siria, antes de que sea demasiado tarde.

“No es razonable para Occidente adoptar una política de indiferencia porque, nos guste o no, se trata de un problema que nos concierne”, señala.

Blair asegura que es preciso intervenir, tanto en Irak como en Siria, con apoyo a la oposición al régimen de Bachar el Asad, y señaló que “cuanto más se tarda en actuar las medidas que será necesario adoptar serán todavía más violentas”.

Más globalmente, el exprimer ministro británico pide un “proyecto global para Oriente Medio y un plan para combatir el extremismo planetario que genera”.




Volver arriba