Ban Ki-moon pide cese de la violencia para evitar “otra guerra”

Violencia en la franja de Gaza.

NACIONES UNIDAS  (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, hizo hoy un llamamiento para cesar la ola de violencia en Gaza, ante el temor de que se desate una espiral bélica en la zona por los ataques recíprocos entre palestinos e israelíes.

“La región no puede permitirse otra guerra”, afirmó Ban en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, convocada de urgencia para intentar atajar una crisis que ha causado decenas de muertos, la mayoría de ellos civiles palestinos.

La reunión comenzó minutos después de las 10.00 hora local (14.00 GMT), pero después de las intervenciones públicas iniciales los integrantes del Consejo de Seguridad se retiraron para hacer consultas privadas.

No hubo anuncios sobre los resultados de esas conversaciones. Fuentes de la ONU dijeron a Efe esta noche que la reunión estaba cerrada y que para mañana no estaba previsto que continuaran las deliberaciones.

Bajo la presidencia del jefe de la misión de Ruanda, embajador Eugene Gasana, Ban dijo que por la ola de violencia de los últimos días han muerto 88 palestinos, la mayoría de ellos civiles, por los ataques de las fuerzas israelíes.

“Nos enfrentamos al riesgo de una escalada total, con la amenaza todavía palpable de una ofensiva terrestre”, afirmó Ban al presentar un informe sobre la situación en Oriente Medio ante el Consejo de Seguridad.

En el recuento de los hechos, Ban dijo que Hamas y la Yihad Islámica han lanzado más de 550 cohetes y granadas de mortero desde Gaza contra Israel, y las fuerzas israelíes han realizado más de 500 ataques aéreos sobre Gaza.

Además de los 88 muertos que mencionó, el secretario general de la ONU señaló que otras 339 personas más han resultado heridas, mientras que hasta la tarde del miércoles un total de 150 viviendas habían sido destruidas o gravemente dañadas.

“Es más urgente que nunca intentar encontrar comunes denominadores para que vuelva la calma y se consiga un entendimiento para el alto el fuego”, afirmó el secretario general de la ONU en su intervención.

“Una vez más los civiles son los que pagan el precio”, insistió. “Mi preocupación suprema es la seguridad y el bienestar de los civiles, al margen de dónde estén”, recalcó.

Al presentar su informe, Ban recordó que ha venido insistiendo en condenar los “indiscriminados” ataques con cohetes desde Gaza contra Israel, así como el “excesivo uso de fuerza” y el riesgo que enfrentan los civiles, sin apuntar responsabilidades precisas.

Ban hizo un llamamiento a la comunidad internacional para evitar una espiral de violencia y dijo que la actual es “una de las pruebas más difíciles que haya afrontado la región en los últimos años”.

“La región exige proceder de manera sensata y aportar ideas nuevas”, recalcó Ban, que dijo que en las últimas horas ha hablado sobre el tema con líderes regionales e internacionales para sumar esfuerzos con el fin de evitar una escalada de violencia.

A la reunión fueron invitados el representante de Israel, Ron Prosor, y el observador permanente de Palestina ante la ONU, Riyad Mansur, que cruzaron mutuas acusaciones y apuntaron razones de fondo y coyunturales que llevaron a la actual crisis en Gaza.

Mansur criticó la ocupación israelí de los territorios palestinos y pidió el cese del derramamiento de sangre en Gaza por una ola de violencia que ha “paralizado” la franja durante el mes del Ramadán.

“El Consejo de Seguridad no puede permanecer paralizado y marginado ante los crímenes de guerra de Israel contra la población civil de Palestina en la franja de Gaza y en el resto de la Palestina ocupada, incluida Jerusalén Oriental, y un nuevo ciclo de violencia que arrasa todo a su paso”, insistió Mansur.

El jefe de la misión israelí, por su parte, dijo que mientras hablaba “una tormenta de cohetes” estaban siendo lanzados por Hamás desde Gaza, con una frecuencia de uno cada diez minutos en los últimos tres días.

Y acercó al micrófono una grabadora con la que reprodujo una grabación de audio en la que se oye una sirena alertando sobre la proximidad de uno de esos cohetes.

“Quince segundos es todo el tiempo que se tiene para correr y salvar la vida. Imaginen solo 15 segundos para encontrar un refugio”, insistió Prosor, a la vez que dijo que “la amenaza que representa el terrorismo es global” y ninguna nación “queda inmune”. EFE




Volver arriba