Avanzan los extremistas

Insurgentes suníes toman dos puestos de control en Iraq

Una mujer iraquí baña a su hijo en un campo para desplazados por los ataques de extremistas suníes

BAGDAD (AP).- Combatientes suníes capturaron ayer dos pasos fronterizos, uno con Jordania y otro con Siria, en su avance como parte de una ofensiva en una de las regiones más conflictivas de Iraq, según informaron autoridades militares.

La caída propinó al primer ministro chií un golpe más y llevó la guerra a las puertas de Jordania, un aliado clave de Estados Unidos que en su frontera norte tiene a Siria en guerra desde hace meses.

La campaña del Estado Islámico para Iraq y el Levante (EIIL) en el desierto occidental de Iraq acerca más al grupo escindido de Al-Qaeda a su sueño de forjar un estado islámico entre Siria e Iraq.

El hecho de controlar las fronteras con Siria también ayudará al EIIL a abastecer con armas sacadas de Iraq a sus compañeros combatientes en Siria, lo que fortalece significativamente su capacidad para enfrentar a las sitiadas fuerzas del gobierno.

Si tienen éxito en su misión, podrían desestabilizar aún más el volátil Medio Oriente y servir como imán para los yihadistas de todo el mundo, de la misma manera en que Al-Qaeda atrajo a los extremistas cuando el Talibán gobernaba Afganistán.

Los extremistas tomaron el control del paso fronterizo de Turaibil, con Jordania, y de al-Walid, con Siria, después que las fuerzas del gobierno se retiraron de ambos lugares, según informaron las autoridades.

Los funcionarios pidieron no ser identificados porque no estaban autorizados a hacer declaraciones a la prensa.

La captura siguió a la caída el viernes pasado de las localidades de Qaim, Rawah, Anah y Rutba, en la provincia suní de Anbar, donde extremistas del EIIL controlan desde hace meses la ciudad de Faluya y partes de la capital provincial, Ramadi.

Los extremistas suníes capturaron otra localidad en la provincia de Anbar, en el oeste de Iraq, la cuarta que cae en dos días, dijeron ayer las autoridades, en lo que constituye una ofensiva importante en una de las regiones más conflictivas del país. Por su parte, el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, expresó su rechazo a cualquier intervención de Estados Unidos en Iraq y acusó a Washington de fomentar la agitación, en una postura que pareció anular las recientes conjeturas de una posible cooperación entre ambos países para enfrentar la amenaza compartida que representa el avance de los extremistas islámicos.Los extremistas capturaron el sábado pasado en la noche Rutba, unos 150 kilómetros al este de la frontera con Jordania, dijeron las autoridades.Los habitantes del lugar negociaban ayer con los extremistas que les permitieran marcharse porque una unidad del ejército en las afueras de la localidad amenazaba con comenzar fuego de artillería.La captura de Rawah, en la ribera del río Éufrates, parecía formar parte de un avance hacia una presa clave en la ciudad de Haditha, que de ser destruida dañaría la red eléctrica del país y causaría grandes inundaciones. También el domingo, dos explosiones provocadas por un atacante suicida y un coche bomba dejaron ocho muertos y 13 heridos en la provincia de Anbar.

Kerry | Colaboración

El secretario de Estado de EE.UU. pidió un esfuerzo conjunto contra extremistas.

Esfuerzos “globales”

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y su homólogo jordano, Naser Yudeh, pidieron ayer esfuerzos “globales” en la estrategia para hacer frente al extremismo que azota Iraq.

Discusión sobre Iraq

El Ministerio jordano de Asuntos Exteriores señaló en un comunicado que ambos responsables abordaron en Ammán la situación de la región, en especial en Iraq.

Región afectada

“Ambas partes destacaron la importancia de colaborar entre todas las partes concernidas y la comunidad internacional para abordar los acontecimientos actuales en la región que afectan a toda la región”, señaló la nota del gobierno jordano, Kerry también visitó Egipto.




Volver arriba