Atentado en Damasco deja cuatro muertos

Por ALBERT AJI y BASSEM MROUE

Unos soldados sirios revisan los daños producidos tras un atentado perpetrado por un suicida en el barrio de Yisr Abiad, en el centro de Damasco, Siria.- (EFE)

DAMASCO, Siria (AP).- Un atacante suicida detonó sus explosivos el martes en el centro de Damasco y mató a cuatro personas, informó la prensa estatal, al tiempo que una madre superiora acusó a milicianos rebeldes de secuestrar a 12 monjas de una aldea predominantemente cristiana cerca de la capital.

La madre superiora en el convento de la ciudad de Saidnaya, Febronia Nabhan, dijo que las monjas y otras tres mujeres fueron secuestradas la víspera en la aldea de Maalula y llevadas al vecino poblado cristiano de Yabrud, bajo poder de los insurgentes. No fue posible confirmar sus comentarios.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, cuya sede está en Gran Bretaña y cuenta con una red de activistas en toda Siria, dijo que “la suerte de las monjas en el Convento de Mar Takla en Maalula es desconocida”. Añadió que había reportes contradictorios sobre si habían sido llevadas o no a un área cercana.

El Observatorio dijo que recibió información el lunes por la noche de que las monjas “siguen con vida”. No dio más detalles. Nabhan le dijo a The Associated Press que la madre superiora del convento de Maalula, Pelagia Sayaf, la llamó el lunes por la noche desde Yabrud y le dijo que todas estaban “bien y seguras”. Mientras tanto, la televisión estatal siria reportó que un atacante suicida hizo estallar su chaleco de explosivos en el centro de la capital, con lo cual provocó la muerte de cuatro personas e hirió a otras 17.

No dio más detalles sobre la explosión en el barrio de Jisr Abyad. Los ataques así en Damasco no son inusuales y han derivado en la muerte de numerosas personas en la ciudad. Milicianos sirios capturaron el lunes una vasta sección de Maalula, ubicada a unos 60 kilómetros (40 millas) al noreste de la capital, luego de tres días de combates. Activistas dicen que entre los rebeldes están miembros de la milicia extremista islámica Jabhat al-Nusra (Frente Nusra), vinculada con al-Qaida.

Las mayor parte de las minorías sirias, incluidos los cristianos, han respaldado al presidente Bashar Assad o han permanecido neutrales, temerosas de su suerte si los rebeldes, dominados ahora por extremistas islámicos, llegan al poder. Los cristianos han acusado a extremistas entre los insurgentes de abusar de residentes y destrozar iglesias tras tomar pueblos cristianos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores sirio exhortó a la comunidad internacional a condenar el ataque rebelde a Maalula. En cartas enviadas al Consejo de Seguridad y al secretario general de las Naciones Unidas el lunes por la noche, el ministerio dijo: “Siria enfrenta una guerra barbárica lanzada por extremistas … pandillas que atacan su presente y su futuro”.

Dijo que “terroristas” irrumpieron en el convento de Mar Takla y retuvieron a Sayyaf y varias monjas “como rehenes y sabotearon iglesias y casas”. La agencia noticiosa estatal SANA había reportado el lunes que seis monjas, incluyendo Sayaf, estaban atrapadas en Maalula.

En septiembre, los insurgentes habían tomado partes de Maalula, pero el ejército los expulsó a los pocos días. Maalula era una importante atracción turística antes de que comenzara la guerra en marzo del 2011. Algunos de sus residentes aún se comunican en una forma de arameo, un lenguaje ancestral hablado por Jesucristo




Volver arriba