Afganistán elige al sucesor de Karzai en la segunda vuelta

Afganistán elige al sucesor de Karzai en la segunda vuelta

1 / 11


Imágenes de la segunda jornada de las elecciones presidenciales que se realizó con la participación de cerca de 13 millones de posibles votantes.
Imágenes de la segunda jornada de las elecciones presidenciales que se realizó con la participación de cerca de 13 millones de posibles votantes.
El presidente afgano Hamid Karzai habla luego de emitir su voto en un colegio electoral en Kabul, Afganistán.- (AP)
Imágenes de la segunda jornada de las elecciones presidenciales que se realizó con la participación de cerca de 13 millones de posibles votantes.
El presidente afgano Hamid Karzai momentos antes de emitir su voto en un colegio electoral en Kabul, Afganistán.- (AP)
Imágenes de la segunda jornada de las elecciones presidenciales que se realizó con la participación de cerca de 13 millones de posibles votantes.
Imágenes de la segunda jornada de las elecciones presidenciales que se realizó con la participación de cerca de 13 millones de posibles votantes.
Imágenes de la segunda jornada de las elecciones presidenciales que se realizó con la participación de cerca de 13 millones de posibles votantes.
Imágenes de la segunda jornada de las elecciones presidenciales que se realizó con la participación de cerca de 13 millones de posibles votantes.
Imágenes de la segunda jornada de las elecciones presidenciales que se realizó con la participación de cerca de 13 millones de posibles votantes.
El candidato presidencial de la resistencia antitalibán Abdulá Abdulá.- (AP)


KABUL (EFE).- Afganistán celebró hoy la segunda vuelta de las elecciones presidenciales para elegir al sucesor de Hamid Karzai y los primeros indicios apuntan a un elevado índice de participación entre los cerca de 13 millones de posibles votantes.

Unos 6,200 colegios electorales abrieron a las 7:00 horas (2:30 GMT) y cerraron a las 16:00 (11:30 GMT), aunque algunos de ellos tuvieron que cerrar momentáneamente por la violencia talibán.

Además, algunos colegios electorales se quedaron sin papeletas y la Comisión Electoral afgana tuvo que enviar más.

Desde primera hora se formaron largas colas a las puertas de muchos de los centros electorales, por lo que medios y analistas preven una alta participación, al igual que en la primera vuelta del 5 de abril, en la que votaron unos siete millones de afganos.

El recuento de votos ya ha comenzado en algunas provincias, aunque los resultados preliminares no se conocerán hasta el 2 de julio y los finales hasta el 22 del mismo mes.

“He venido a votar por el futuro de mi país”, dijo a Efe Karima Sharif, ama de casa de 36 años de Kabul, que añadió que espera que el ganador trabaje “por la paz, el desarrollo y las mujeres de Afganistán”.

Las largas colas se formaron a pesar de la amenaza de los talibanes que advirtieron que participar en la votación equivalía a “ayudar a los infieles”.

Los insurgentes lanzaron numerosos ataques a lo largo del país -150, según el Ministerio del Interior- que se saldaron con una docena de civiles muertos, entre ellos cinco niños, y varios policías, un cifra ligeramente superior a la de la primera vuelta.

La votación supone el fin del Gobierno de Hamid Karzai, quien ha dirigido Afganistán desde la caída de los talibanes en 2001 y a quien la Constitución impide presentarse a un tercer mandato.

Esta vuelta enfrenta al exlíder de la resistencia antitalibán Abdulá Abdulá y al tecnócrata Ashraf Gani, los dos candidatos que consiguieron el mayor número de votos en la primera vuelta el pasado 5 de abril, mientras que otros seis aspirantes fueron eliminados.

Adbulá, de padre pastún, etnia que representa el 40 % de la población afgana, y madre tayika, obtuvo el 45 por ciento de los votos en la primera vuelta, menos del 50 % que le hubiese otorgado la victoria.

Gani, pastún, consiguió el 31.6 %, frente al 3 % con el que quedó en cuarto lugar en las anteriores elecciones de 2009.

Ambos políticos formaron parte del Gobierno de Karzai.

Abdulá (Kabul, 1960), quien sobrevivió a principios de junio a un atentado que costó la vida a seis personas en la capital, hizo gala de su perfecto inglés y su buena presencia durante los inicios del Gobierno del presidente saliente como ministro de Asuntos Exteriores, cargo que dejó en 2006 para pasar a la oposición.

El político se retiró en la segunda vuelta de la contienda electoral de 2009 entre acusaciones de fraude contra Karzai, que contaba entonces con el visto bueno de la Casa Blanca.

Gani (Logar, 1949), es un tecnócrata con experiencia en el Banco Mundial que volvió a su país tras media vida alejado de él para subirse al carro de la transición afgana, tras la invasión liderada por EE.UU. y la caída de los talibanes.

Miembro de una destacada familia pastún, Gani formó parte del primer equipo de asesores de Karzai, y fue aupado al Ministerio de Finanzas en el primer Ejecutivo de transición, puesto que abandonó en 2004.

El principal reto del vencedor de las elecciones del próximo abril será liderar un Gobierno marcado por la retirada de las tropas internacionales de Afganistán, lo que le obligará a negociar con los talibanes si desea evitar un guerra civil.

Además, Estados Unidos y Afganistán negocian un acuerdo militar para la permanencia de tropas estadounidenses en el país asiático tras la retirada de las fuerzas internacionales de la OTAN en 2014.

Las elecciones se celebran en un momento en que las tropas de la OTAN en Afganistán se hallan en pleno proceso de retirada y transfieren gradualmente las competencias de seguridad a la Policía y al Ejército afganos.

Sin embargo, Estados Unidos ha anunciado que mantendrá unos 9,800 soldados en el país hasta completar su salida total a finales de 2016.- Fawad Waziri

Etiquetas: