Mano dura en Ucrania

La policía dispersa a manifestantes en el centro de Kiev

Agentes antidisturbios hacen guardia frente a manifestantes en los alrededores del palacio presidencial

KIEV (EFE).- El presidente de Ucrania, Víctor Yanukovich, abrió ayer una ventana al diálogo con la oposición, pero no renunció a la mano dura, ya que la Policía dispersó por la fuerza a los manifestantes que bloqueaban edificios públicos en Kiev.

Yanukovich dio una de cal al aprobar la celebración de una mesa redonda nacional entre gobierno y oposición para encontrar una “solución de compromiso” tras 20 días de protestas antigubernamentales.

Pero también dio una de arena, ya que los efectivos antidisturbios y las tropas del Ministerio del Interior desbloquearon las sedes del Gobierno y de la Administración Presidencial acordonadas por opositores.

En opinión de Yanukóvich, “la mesa redonda puede ser una plataforma para el entendimiento”, según informó la Presidencia ucraniana.

El líder parlamentario del principal partido opositor, Batkivschina (Patria), criticó la oferta de diálogo por coincidir con la movilización de miles de efectivos. “Una mesa redonda no cabe en una celda cuadrada”, manifestó.

“Así nos invitan a una mesa redonda. Han venido varios miles de (efectivos del destacamento especial antidisturbios) Berkut y fuerzas del Interior, y nos llaman para declarar ante la Fiscalía”, dijo en rueda de prensa.




Volver arriba