Liberan la venta de vehículos

Facilidades para que los cubanos compren auto

1 / 2


Varios autos, la mayoría de modelos antiguos, circulan por una calle de La Habana, Cuba, ayer. A la izquierda, un hombre descansa junto a su auto en venta en una calle de La Habana. Los particulares ya no necesitarán permiso oficial para la compra de vehículos en empresas distribuidoras autorizadas


LA HABANA (EFE).- El gobierno de Cuba acordó flexibilizar la venta minorista de vehículos nuevos y usados al eliminar el permiso estatal que los particulares necesitaban para la compra en las empresas comercializadoras autorizadas, informaron ayer medios oficiales.

La medida, aprobada por el Consejo de Ministros, “libera la venta minorista de motos, autos, paneles, camionetas y microbuses, nuevos y de segunda mano, para las personas naturales cubanas y extranjeras residentes en el país, así como para las personas jurídicas extranjeras y el cuerpo diplomático”.

Las nuevas regulaciones para la importación y comercialización de vehículos serán publicadas en la Gaceta Oficial próximamente, pero el diario Granma, portavoz del gobernante Partido Comunista, adelantó que la “venta liberada se irá implementando de manera gradual” en la red minorista, controlada por el Estado.

En 2011 un decreto gubernamental puso fin a medio siglo de prohibiciones y límites para las transacciones de vehículos al autorizar a los cubanos y extranjeros residentes en la isla la compra y venta de automóviles a título particular.No obstante, aquella medida mantuvo la restricción para que los cubanos compraran automóviles totalmente nuevos en entidades comercializadoras, y el Gobierno siguió controlando esas adquisiciones mediante un permiso otorgado por el Ministerio de Transporte a ciudadanos específicos.Granma, (único), reconoció hoy que la venta mediante ese permiso -conocido como “carta de autorización”- ha resultado “inadecuada y obsoleta”, y añadió que ese mecanismo “burocrático” se convirtió en una fuente de “especulación y enriquecimiento”.Un 30 % de las ventas del Estado mediante ese mecanismo en 2012 terminaron con un cambio de propietario poco después de registrado el vehículo, lo cual apunta a que el procedimiento “motivó que algunas personas se sirvieran de él para obtener ingresos adicionales”.”Se ha podido comprobar, además, que a través de internet se realizaban ventas de las referidas cartas incluso antes de comprar el vehículo”, agregó el diario.La medida, que contemplará con prioridad a quienes ya tenían esas “cartas de autorización”, establece que los precios minoristas que fijará el Estado serán “semejantes” a los del mercado entre particulares, que se mueve con abultadas tarifas precisamente debido a las restricciones existentes.”Con el ingreso recaudado se creará un fondo destinado especialmente al desarrollo del transporte público en todo el país”, subrayó el periódico.Por otra parte, la normativa permite la compraventa de motores de combustión interna y carrocerías entre particulares, y precisa que “deberá garantizarse la disponibilidad de baterías, neumáticos, accesorios y piezas de repuesto” a precios “sin carácter recaudatorio”.También se dará prioridad a la venta de bicicletas con precios favorables para promover su uso.La autorización de “importación directa” de vehículos nuevos y de segunda mano se mantendrá para las empresas importadoras autorizadas y el cuerpo diplomático.Se mantiene asimismo la prohibición para que personas jurídicas cubanas y extranjeras vendan vehículos a particulares.Granma destacó que las nuevas normas ayudarán a “eliminar restricciones que con el tiempo perdieron su razón de ser” y “trabas administrativas que dejaban espacio a la ilegalidad”.Asimismo indicó que se fomentará “una nueva fuente de ingreso para el desarrollo del transporte público, lo cual es una prioridad del Estado cubano”. Por otro lado, luego de días de conjeturas sobre qué se dijeron el presidente Raúl Castro y el mandatario estadounidense Barack Obama durante un apretón de manos en el funeral del líder sudafricano Nelson Mandela, el líder cubano Fidel Castro reveló en parte el misterio. “Señor presidente, yo soy Castro”, le expresó en inglés Raúl Castro a Obama según un texto difundido el jueves y firmado por Fidel Castro en una de sus habituales columnas de opinión el diario Granma. “Felicito al compañero Raúl (Castro) por su brillante desempeño y, en especial, por la firmeza y dignidad cuando con gesto amable pero firme saludó al jefe del gobierno de Estados Unidos”, expresó el barbado líder de 87 años de edad. En su artículo, Castro hizo un extenso recorrido por la historia de Africa, el impacto del Apartheid y las luchas por la liberación del yugo colonial y las presiones de Estados Unidos de varias de las naciones de ese continente, pero también el papel que jugó Cuba en todo ello. La Habana envió armas y soldados a combatir en varios países africanos y apoyó activamente en todos los foros a los movimientos de liberación y antirracistas, una posición que mantuvo en conjunto con la Unión Soviética y que le valió otro enfrentamiento con Washington en los años 80. Cuba y Estados Unidos rompieron relaciones y se enfrentaron en los 60, luego del triunfo de la revolución cubana y las presiones de Washington para lograr un cambio de sistema en la isla. La foto que la semana pasada se convirtió en histórica muestra a Obama en un fuerte apretón de manos con Raúl Castro, el pasado 10 de diciembre durante las honras fúnebres a Mandela. El líder sudafricano viajó a Cuba en los 90, cuando la isla atravesaba la peor crisis de su historia tras la caída de sus aliados soviéticos y expresó su apoyo a Castro, a quien agradeció por su labor por Africa. Las declaraciones del líder sudafricano le ganaron animadversión de grupos anticastristas en La Florida. “El papel de la delegación de Cuba, con motivo del fallecimiento de nuestro hermano y amigo Nelson Mandela, será inolvidable”, escribió Castro en Granma. Retirado de manera sorpresiva del poder en 2006 por una enfermedad que lo puso al borde de la muerte, Fidel Castro delegó el poder en su hermano, Raúl quien luego fue reelecto por el Parlamento cubano. Desde entonces Fidel Castro fija posiciones a través de sus escritos, aparece poco en público, recibe a amigos y personalidades en su casa y cada cierto tiempo es centro de especulaciones sobre su salud. En esta ocasión, el hecho de que pasara dos semanas sin comentar sobre el deceso de Mandela generó rumores que fueron cortados cuando se distribuyó la semana pasada una foto de él junto al periodista español Ignacio Ramonet.




Volver arriba