La Infanta, en los juzgados

Larga declaración de Cristina por un supuesto fraude

1 / 2


La infanta Cristina llega a los juzgados de Palma, donde fue citada por presunto delito de fraude fiscal
Una manifestación ante los juzgados de Palma de Mallorca


ESPAÑA (EFE).- Luego de seis horas, la infanta Cristina abandonó ayer el tribunal de Palma de Mallorca, en las Islas Baleares, donde declaró como imputada de supuestos delitos de fraude fiscal y blanqueo de capitales.

Antes de subir al automóvil para abandonar los juzgados, la infanta dijo sonriente a los periodistas: “Hasta luego, gracias”.

Esta es la primera vez que un miembro de la familia real española presta declaración en un tribunal, de modo que su comparecencia propició un fuerte movimiento policial y mediático.

En su comparecencia judicial, la duquesa de Palma respondió durante casi cinco horas a las preguntas del juez de Instrucción de Palma de Mallorca, José Castro, y durante media hora a las del fiscal Anticorrupción, Pedro Horrach.

Cristina de Borbón también respondió a las cuestiones de la abogacía del Estado, pero no contestó a las preguntas formuladas por las acusaciones.

La declaración forma parte de la investigación sobre la supuesta desviación de unos 8 millones de dólares de fondos públicos, entre 2003 y 2006, a través del Instituto Nóos, una entidad sin fines de lucro que dirigía el marido de la Infanta, Iñaki Urdangarín, y un socio.

Aizoon es la empresa a la que Urdangarín habría presuntamente desviado fondos del Instituto Nóos.

El abogado de la Infanta Miquel Roca afirmó ante los medios de comunicación al término de la declaración que su clienta dijo ante el juez “su propia verdad”.

“Ha demostrado que todos somos iguales ante la ley” y ha colaborado con la Justicia, dijo Roca, “sin ningún tipo de privilegio ni aforamiento”.

Roca, uno de los “padres” de la Constitución española, se mostró “muy satisfecho” con la declaración de la infanta Cristina, al considerar que “le fue posible explicar con todo detalle cuál fue su intervención” en los hechos, y expresó su “plena confianza” en la Justicia, que “seguirá su camino”.

Preguntado sobre la razón por la que la Infanta no ha contestado a las preguntas de las acusaciones populares Manos Limpias y Frente Cívico “Somos Mayoría”, Roca respondió que no lo ha hecho porque, entre otras cosas, el juez les ha dicho que sus preguntas eran reiterativas.

Otro de sus abogados, Jesús María Silva, explicó que “su alteza ha sido firme, taxativa, serena, ha contestado afirmativamente, negativamente y en algunos aspectos subrayando que no se acordaba” porque se le cuestionaba sobre cosas ocurridas hace mucho tiempo.

“No se podía declarar mejor porque ha sido una declaración en la que ha habido de todo, ha habido emoción, ha habido sentimiento, ha habido sinceridad (…) ha habido contundencia, ha sido lo que se puede decir una declaración muy sincera, muy leal”, aseguró el letrado.”Su alteza era socia de Aizoon. A partir de ahí ella no intervino jamás en ninguna junta, no participó en ninguna decisión, no realizó ningún trabajo, no formalizó ninguna factura, no intervino por tanto en absoluto en lo que fue Aizoon”, dijo Silva.Durante el primer receso, el abogado de Frente Cívico “Somos Mayoría”, Manuel Delgado, comentó ante los periodistas que la Infanta respondió al juez ejerciendo “su derecho a no decir una verdad que la comprometa”.

Por su parte, el juez Castro declaró a los medios al salir del tribunal que “no es momento de hacer ninguna valoración. Cuando llegue el momento del trámite que corresponda se harán las valoraciones que correspondan”.Tras estas palabras, el juez subió a su motocicleta y salió por la rampa del juzgado, momento en el que recibió algún aplauso de gente que se encontraba en los alrededores del edificio judicial.Numerosos medios de comunicación, tanto españoles como extranjeros, estuvieron apostados todo el día delante del juzgado.

España | Caso de corrupción

La Infanta responsabiliza de las presuntas anomalías a su esposo Iñaki Urdangarín.

Confianza

Jesús Silva, uno de los abogados de la infanta, expresó su confianza en que el juez del caso Nóos “acabe sobreseyendo las actuaciones” contra la hija menor del Rey.

Protestas

Ante el edificio se concentraron unas 300 personas, algunas con banderas republicanas. Otras eran empleados de una empresa refresquera que quisieron aprovechar la concentración de medios para protestar contra los planes de su compañía de recortar empleos con gritos como “Sangre real, justicia irreal”.

Segunda ocasión

Es la segunda vez que la Justicia española imputa a la hija menor del rey. En la primera, en abril de 2013, no llegó a declarar ya que el juez suspendió la citación tras un recurso presentado por la Fiscalía Anticorrupción ante la Justicia española, causando polémica en el país.




Volver arriba