“La Iglesia no callará”

Es mejor afrontar la verdad, dice un ex fiscal vaticano

El papa Francisco recibe el beso de una niña durante una audiencia ayer en el salón Paulo VI del Vaticano

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco no será indulgente con los sacerdotes pedófilos porque la verdad y la justicia son más importantes que la protección de la Iglesia, afirmó el ex investigador de crímenes sexuales del Vaticano, según publica el portal web Religión Digital.

Monseñor Charles Scicluna, la principal autoridad católica en la crisis de abusos de la Iglesia, también dijo que el número de clérigos expulsados por el Vaticano probablemente cayó a unos 100 en 2013 desde unos 125 en 2012.

En 2012, cuando aún estaba en su trabajo anterior en el Vaticano, monseñor Scicluna creó un gran revuelo cuando pronunció la palabra “Omerta”, por lo general utilizada para describir el código de silencio de la mafia siciliana, en relación con la crisis de los abusos sexuales en la Iglesia. En respuesta a una pregunta durante una entrevista con Reuters, la utilizó de nuevo, dice el portal.

“Creo que hay una clara señal de que la ‘Omerta’ no es la respuesta que debe dar la Iglesia”, dijo. “Estoy convencido de que lo mejor para la institución es afrontar la verdad sea lo que sea”.

Scicluna sostuvo que Francisco, a pesar de su naturaleza piadosa, sería muy duro con los sacerdotes pedófilos después de una crisis de abusos que el Papa definió el jueves como “la vergüenza de la Iglesia”.”Me he reunido con Francisco y ha expresado una gran determinación para continuar en la línea de sus predecesores”, dijo Scicluna, que trabajó en el Vaticano 17 años antes de ser nombrado obispo auxiliar en su Malta natal en 2012.”Su evangelio de compasión es muy importante, pero no es compasión barata.

Tiene que respetar la verdad y las demandas de justicia”, dijo Scicluna en una entrevista telefónica.El Papa, que fue elegido el pasado marzo, estableció una comisión de expertos el mes pasado para abordar el tema de los abusos sexuales a niños en la Iglesia católica, en su primer paso importante para abordar una crisis que le ha afectado durante dos décadas.

El grupo considerará vías para vigilar mejor a los sacerdotes, proteger a los menores y ayudar a las víctimas tras acusaciones de que el Vaticano no ha hecho lo suficiente para proteger a los vulnerables o hacer modificaciones.

Mons. Scicluna, que sirvió en Roma durante 17 años, acudió como experto del Vaticano a Ginebra el pasado jueves, cuando expertos de Naciones Unidas en protección de menores presionaron a los delegados de la Santa Sede para revelar el alcance de décadas de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes católicos.

A pesar del interrogatorio sin precedentes a la delegación vaticana, dijo que la experiencia fue muy útil para la Iglesia.

“Tenemos un gran responsabilidad con nuestra gente … Creo que fue una bendición tener esta reunión antes de que se forme la comisión” dijo. La comisión está todavía en proceso de formación y de elección de sus miembros.

También confirmó que unos registros del Vaticano publicados muestran que en 2011 el número de prisioneros expulsados alcanzó un pico de unos 260. Dijo que el aumento se debió a problemas acumulados con algunos casos históricos.

La Iglesia ha tenido que pagar cientos de millones de dólares como compensación en casos de abusos sexuales en todo el mundo, arruinando a una serie de diócesis.

Pero el pasado jueves, el Papa Francisco dijo que era justo pagar daños y perjuicios a las víctimas.




Volver arriba