Kiev se asoma al caos

Se prolongan los choques callejeros: unos 200 heridos

1 / 3


Un manifestante ataviado con improvisado atuendo protector se prepara para chocar con la policía en el centro de Kiev. A la izquierda, manifestantes se protegen tras escudos de madera de los disparos de la policía. Abajo, un hombre se duele al resultar herido por una bala de goma durante los choques en esa ciudad


KIEV (Notimex y EFE).- La violencia estalló ayer en varias calles de la capital ucraniana, Kiev, tras más de 24 horas de protestas y enfrentamientos entre la policía antidisturbios y manifestantes, sin que las autoridades puedan restablecer el orden.

El nuevo detonante del descontento fue la reciente aprobación de un paquete de leyes que coartan la libertad de reunión al prohibir la instalación de tiendas, altavoces y escenarios en lugares públicos, y permitir la detención de manifestantes ataviados con cascos o máscaras.

Los inconformes, que exigen la renuncia del presidente Viktor Yanukovich, levantaron barricadas en las calles aledañas a los principales edificios del gobierno.

Algunas personas prendieron fuego a varios vehículos estacionados para detener el paso de los uniformados, que disparan balas de goma y lanzan bombas de humo y gas lacrimógeno contra la turba, que se defiende con piedras, bombas molotov, bengalas y otros proyectiles.

La agencia oficial de noticias de Ucrania Unian informó que hasta la tarde de ayer lunes más de 200 personas resultaron heridas, entre ellas 60 policías y tres periodistas, mientras que 26 manifestantes fueron detenidos por atentar contra la seguridad y el orden en Kiev.

Entre los lesionados estaba un joven al que le fue amputada una mano como consecuencia de las heridas sufridas en violentos combates, según fuentes médicas.

Los enfrentamientos iniciaron la víspera al término de una masiva marcha en la céntrica Plaza de la Independencia, que congregó a cerca de 300 mil personas, que rechazaron la ley antiprotestas, que prevé hasta 15 años de cárcel para quien se manifieste. La legislación, aprobada por el Parlamento el jueves pasado y firmada por el presidente Yanukovich un día después, prohíbe plantones sin autorización en las plazas públicas del país y da prisión de hasta 15 años para quien participe en una “violación masiva” del orden público. Además exige a las organizaciones no gubernamentales (ONG) registrarse como “agentes extranjeros” si son financiadas por grupos fuera de Ucrania, de manera similar a las leyes establecidas en Rusia el año pasado.

La nueva ley también prevé prisión de 15 años a los manifestantes que cubran sus rostros con máscaras o cascos y hasta un año de trabajos forzados para toda persona que sea declarada culpable de difamación, incluso través de las redes sociales en internet. Ucrania vive en tensión desde noviembre pasado, cuando Yanukovich decidió no firmar un acuerdo con la Unión Europea (UE), lo que desató las mayores protestas en el país desde la Revolución Naranja de 2004, aunque las de ahora son las más violentas.

El Ministerio ucraniano del Interior acusó este lunes a los diputados de la oposición de fomentar los disturbios, por convocar a la manifestación y repartir palos y tubos entre los presentes, mientras que la oposición responsabiliza al gobierno de Yanukovich. Ante el estallido de la violencia, que según algunos expertos internacionales podría desatar una guerra civil, el gobierno ucraniano convocó a líderes de la oposición a una reunión con una comisión especial para buscar una solución a la crisis.

Sin embargo, el líder opositor y ex campeón mundial de box, Vitali Klitschko, condicionó su participación en las negociaciones a que el presidente esté presente y que sea él quien dirija personalmente el diálogo.




Volver arriba