Joven se confiesa asesina en serie

Forma parte de un culto satánico desde los 13 años

WASHINGTON (EFE).- Miranda Barbour, una joven de 19 años acusada de la muerte de un hombre en Pensilvania, Estados Unidos, aseguró que es responsable de cuando menos 22 muertes y que se inició en los asesinatos en serie desde los 13 años, como parte de un culto satánico.

Según informó CNN, la Policía y el Buró Federal de Investigación (FBI) están investigando los alegatos que fueron revelados por la acusada en una entrevista con el diario “The Daily Item”.

Una fuente del FBI indicó al canal de televisión que su confesión tiene fundamento por lo que van a investigar en profundidad el asunto, algo para lo que la sospechosa se ha ofrecido a colaborar.

La joven admitió haber asesinado, junto con su marido Elytte Barbour, a Troy LaFerrara, un hombre de 42 años al que contactaron por la web de anuncios clasificados Craiglist, a quien estrangularon y apuñalaron en noviembre pasado.

Miranda y su marido fueron detenidos en diciembre por la muerte del hombre, que se citó con ella con la intención de practicar sexo. Finalmente, la mujer le asestó más de 20 puñaladas, mientras su pareja, que quería conocer la sensación de matar a alguien, lo estrangulaba desde el asiento trasero.

En la entrevista realizada en prisión, Miranda Barbour aseguró que ha matado a por lo menos 22 personas, aunque perdió la cuenta: “cuando llegué a los 22 dejé de contar”.

La mayoría de los asesinatos los cometió en Alaska, pero también en Texas, Carolina del Norte y California, estados en los que vivió antes de mudarse a Pensilvania.

Su primer asesinato lo cometió a los 13 años de la mano de un hombre que le introdujo en ritos satánicos en Alaska, aseguró.

Miranda Barbour señaló que tuvo una infancia traumática, que sufrió abusos a los cuatro años y y que confiesa con la intención de “dejar de vivir en una mentiray sacar todo de dentro”.

La acusada también dijo que no siente remordimiento por las víctimas, ya que “sólo mató malas personas”.




Volver arriba