Investigan vídeo filtrado

Podrían aplicar a la Infanta una multa de 600 mil euros

La infanta Cristina de Borbón llega a la audiencia en la Corte de Palma de Mallorca,  el sábado pasado

MADRID (Notimex).- La infanta Cristina de Borbón declaró con evasivas y contradicciones como imputada por presuntos delitos fiscales y de lavado de dinero en la investigación contra su marido Iñaki Urdangarín, reveló ayer el diario “El Mundo”.

En su página de Internet el rotativo publicó el vídeo de una parte del interrogatorio del pasado sábado.

Ayer se informó que los juzgados de Palma de Mallorca investigan la grabación y difusión del vídeo sobre la declaración el pasado sábado de la infanta Cristina de Borbón, pues estaba prohibida la entrada a la sala con teléfonos y aparatos electrónicos.

En cuanto al vídeo, “El Mundo” señaló que la declaración más llamativa fue cuando la Infanta dijo: “Sé lo que hacía mi marido, pero no a lo que se dedicaba Nóos”.

Es una respuesta llamativa pues ella figuraba como vocal de la junta directiva de la empresa, a través de la cual se habrían desviado casi seis millones de euros de recursos públicos, de lo que está acusado Urdangarin, precisó.

La segunda hija de los reyes de España optó por presentarse al juzgado como “una esposa ingenua” con una respuestas “telegráficas” que llevan “a sonoras contradicciones”, consideró el diario.

El vídeo se difundió un día después de que se publicó una fotografía de la Infanta de espaldas en el juzgado.

Por su parte, el diario español El País aseguró este lunes que la infanta voló el sábado en la noche a Madrid tras su interrogatorio y se dirigió inmediatamente al Palacio de La Zarzuela, donde informó a los reyes y príncipes de Asturias sobre su interrogatorio. Se trata de uno de los pasos dados por la infanta para aliviar la tensión familiar tras negarse a separarse de Urdangarin, renunciar a sus derechos dinásticos e imponer a su marido a pesar del avance de las investigaciones en su contra.

Cristina comprende ya el daño ocasionado por su marido a la Corona española. Muestra de ello es que optó por declarar y cuidar todos los detalles con sus abogados y el jefe de la Casa Real, Rafael Spottorno, para evitar mayor desgaste a la institución.

Tras la cena en la que habló de cómo le fue en el juzgado, agregó, la infanta, durmió en Palacio y al siguiente día voló a Ginebra, donde reside actualmente, para reunirse con su esposo e hijos.

Por su parte, los juzgados investigan la grabación y difusión del vídeo pues estaba prohibido meter teléfonos y aparatos electrónicos.

El juez decano de los juzgados, Francisco Martínez Espinosa, anunció la apertura de las diligencias contra quien grabó y filtró primero una fotografía y después un vídeo de una parte del interrogatorio.

La segunda hija de los reyes de España compareció el pasado sábado ante el Juez Tercero de Instrucción, José Castro, como indiciada por delitos fiscales y lavado de dinero en la investigación contra su marido Iñaki Urdangarin.

El Juez Tercero de Instrucción, José Castro, declaró ayer que tiene sospechas de quien podría haber hecho la grabación, pero que no puede revelar, por lo que se conducirá dentro de las diligencias que realice el tribunal.

En tanto, tras la declaración del sábado se preparan las partes para la parte final de la instrucción previa al inicio del juicio, por lo que se conoció que la Fiscalía pedirá entre 10 y 20 años para Urdangarin y su ex socio Diego Torres.

El yerno del rey encabezaba junto a Torres el Instituto Nóos, dedicado a la organización de actividades deportivas, algunas de las que realizaban con los gobiernos de las Islas Baleares y la Comunidad Valenciana, y a través de los cuales se transferían fondos públicos.

Los presuntos delitos de ambos son malversación de fondos públicos, fraude a la administración pública, falsedad documental, prevaricación y delitos contra la Hacienda Pública.

La Fiscalía podría pedir multa para Cristina de 600 mil euros (casi 800 mil dólares) por la responsabilidad civil que le vinculan las operaciones con su marido.

Infanta | Polémica

La hija del rey compareció el sábado por delitos fiscales y lavado de dinero.

Tensión

El interrogatorio ayudó para aliviar la tensión familiar tras negarse a separarse de Iñaki Urdangarín y renunciar a sus derechos dinásticos.



Volver arriba