India prepara sus colores para el festival “Holi”

1 / 8


Ayer seguían los preparativos en la India para el estallido de color que inundará el país mañana lunes con la fiesta de Holi, una divertida celebración para recibir a la primavera cuyos preparativos son palpables en los mercados de Nueva Delhi. El Sadar Bazar de la parte antigua de la capital india se llena de polvos de colores, de pistolas de agua, globos y aerosoles, con los que mañana millones de indios se teñirán de rojo, amarillo, azul o verde. Mezclado con agua, el polvo de una amplia gama de colores se arroja a mano, con pistolas o con globos, en una divertida batalla en las calles que tiene lugar cada primera luna llena de marzo y que hunde sus raíces en una leyenda hindú. El dios Krishna, de origen humilde, se convirtió en la primera deidad de las castas bajas y con el Holi intentó borrar las diferencias sociales.
Ayer seguían los preparativos en la India para el estallido de color que inundará el país mañana lunes con la fiesta de Holi, una divertida celebración para recibir a la primavera cuyos preparativos son palpables en los mercados de Nueva Delhi. El Sadar Bazar de la parte antigua de la capital india se llena de polvos de colores, de pistolas de agua, globos y aerosoles, con los que mañana millones de indios se teñirán de rojo, amarillo, azul o verde. Mezclado con agua, el polvo de una amplia gama de colores se arroja a mano, con pistolas o con globos, en una divertida batalla en las calles que tiene lugar cada primera luna llena de marzo y que hunde sus raíces en una leyenda hindú. El dios Krishna, de origen humilde, se convirtió en la primera deidad de las castas bajas y con el Holi intentó borrar las diferencias sociales.
Ayer seguían los preparativos en la India para el estallido de color que inundará el país mañana lunes con la fiesta de Holi, una divertida celebración para recibir a la primavera cuyos preparativos son palpables en los mercados de Nueva Delhi. El Sadar Bazar de la parte antigua de la capital india se llena de polvos de colores, de pistolas de agua, globos y aerosoles, con los que mañana millones de indios se teñirán de rojo, amarillo, azul o verde. Mezclado con agua, el polvo de una amplia gama de colores se arroja a mano, con pistolas o con globos, en una divertida batalla en las calles que tiene lugar cada primera luna llena de marzo y que hunde sus raíces en una leyenda hindú. El dios Krishna, de origen humilde, se convirtió en la primera deidad de las castas bajas y con el Holi intentó borrar las diferencias sociales.
Ayer seguían los preparativos en la India para el estallido de color que inundará el país mañana lunes con la fiesta de Holi, una divertida celebración para recibir a la primavera cuyos preparativos son palpables en los mercados de Nueva Delhi. El Sadar Bazar de la parte antigua de la capital india se llena de polvos de colores, de pistolas de agua, globos y aerosoles, con los que mañana millones de indios se teñirán de rojo, amarillo, azul o verde. Mezclado con agua, el polvo de una amplia gama de colores se arroja a mano, con pistolas o con globos, en una divertida batalla en las calles que tiene lugar cada primera luna llena de marzo y que hunde sus raíces en una leyenda hindú. El dios Krishna, de origen humilde, se convirtió en la primera deidad de las castas bajas y con el Holi intentó borrar las diferencias sociales.
Ayer seguían los preparativos en la India para el estallido de color que inundará el país mañana lunes con la fiesta de Holi, una divertida celebración para recibir a la primavera cuyos preparativos son palpables en los mercados de Nueva Delhi. El Sadar Bazar de la parte antigua de la capital india se llena de polvos de colores, de pistolas de agua, globos y aerosoles, con los que mañana millones de indios se teñirán de rojo, amarillo, azul o verde. Mezclado con agua, el polvo de una amplia gama de colores se arroja a mano, con pistolas o con globos, en una divertida batalla en las calles que tiene lugar cada primera luna llena de marzo y que hunde sus raíces en una leyenda hindú. El dios Krishna, de origen humilde, se convirtió en la primera deidad de las castas bajas y con el Holi intentó borrar las diferencias sociales.
Ayer seguían los preparativos en la India para el estallido de color que inundará el país mañana lunes con la fiesta de Holi, una divertida celebración para recibir a la primavera cuyos preparativos son palpables en los mercados de Nueva Delhi. El Sadar Bazar de la parte antigua de la capital india se llena de polvos de colores, de pistolas de agua, globos y aerosoles, con los que mañana millones de indios se teñirán de rojo, amarillo, azul o verde. Mezclado con agua, el polvo de una amplia gama de colores se arroja a mano, con pistolas o con globos, en una divertida batalla en las calles que tiene lugar cada primera luna llena de marzo y que hunde sus raíces en una leyenda hindú. El dios Krishna, de origen humilde, se convirtió en la primera deidad de las castas bajas y con el Holi intentó borrar las diferencias sociales.
Ayer seguían los preparativos en la India para el estallido de color que inundará el país mañana lunes con la fiesta de Holi, una divertida celebración para recibir a la primavera cuyos preparativos son palpables en los mercados de Nueva Delhi. El Sadar Bazar de la parte antigua de la capital india se llena de polvos de colores, de pistolas de agua, globos y aerosoles, con los que mañana millones de indios se teñirán de rojo, amarillo, azul o verde. Mezclado con agua, el polvo de una amplia gama de colores se arroja a mano, con pistolas o con globos, en una divertida batalla en las calles que tiene lugar cada primera luna llena de marzo y que hunde sus raíces en una leyenda hindú. El dios Krishna, de origen humilde, se convirtió en la primera deidad de las castas bajas y con el Holi intentó borrar las diferencias sociales.
Ayer seguían los preparativos en la India para el estallido de color que inundará el país mañana lunes con la fiesta de Holi, una divertida celebración para recibir a la primavera cuyos preparativos son palpables en los mercados de Nueva Delhi. El Sadar Bazar de la parte antigua de la capital india se llena de polvos de colores, de pistolas de agua, globos y aerosoles, con los que mañana millones de indios se teñirán de rojo, amarillo, azul o verde. Mezclado con agua, el polvo de una amplia gama de colores se arroja a mano, con pistolas o con globos, en una divertida batalla en las calles que tiene lugar cada primera luna llena de marzo y que hunde sus raíces en una leyenda hindú. El dios Krishna, de origen humilde, se convirtió en la primera deidad de las castas bajas y con el Holi intentó borrar las diferencias sociales.





Volver arriba