Golpe de Estado militar en Tailandia

Golpe de Estado militar en Tailandia

1 / 10


El Ejército de Tailandia tomó ayer el poder en un golpe de Estado tras fallar su mediación para acabar con la crisis política y las protestas antigubernamentales que han causado 28 muertos y cientos de heridos desde el pasado noviembre. Los militares, que declararon el toque de queda nocturno y suspendieron la emisión de radio y televisión nacionales e internacionales, se llevaron en vehículos del Ejército a la mayoría de los manifestantes a favor y en contra del gobierno. Entre los retenidos se encontraba el ministro de Justicia, Chaikasem Nitisiri, y varios viceministros, así como representantes de los principales partidos políticos y los líderes de los manifestantes pro y antigubernamentales. El primer ministro interino, Niwattumrong Boonsongpaisan, se encuentra en paradero desconocido.
El Ejército de Tailandia tomó ayer el poder en un golpe de Estado tras fallar su mediación para acabar con la crisis política y las protestas antigubernamentales que han causado 28 muertos y cientos de heridos desde el pasado noviembre. Los militares, que declararon el toque de queda nocturno y suspendieron la emisión de radio y televisión nacionales e internacionales, se llevaron en vehículos del Ejército a la mayoría de los manifestantes a favor y en contra del gobierno. Entre los retenidos se encontraba el ministro de Justicia, Chaikasem Nitisiri, y varios viceministros, así como representantes de los principales partidos políticos y los líderes de los manifestantes pro y antigubernamentales. El primer ministro interino, Niwattumrong Boonsongpaisan, se encuentra en paradero desconocido.
El Ejército de Tailandia tomó ayer el poder en un golpe de Estado tras fallar su mediación para acabar con la crisis política y las protestas antigubernamentales que han causado 28 muertos y cientos de heridos desde el pasado noviembre. Los militares, que declararon el toque de queda nocturno y suspendieron la emisión de radio y televisión nacionales e internacionales, se llevaron en vehículos del Ejército a la mayoría de los manifestantes a favor y en contra del gobierno. Entre los retenidos se encontraba el ministro de Justicia, Chaikasem Nitisiri, y varios viceministros, así como representantes de los principales partidos políticos y los líderes de los manifestantes pro y antigubernamentales. El primer ministro interino, Niwattumrong Boonsongpaisan, se encuentra en paradero desconocido.
El Ejército de Tailandia tomó ayer el poder en un golpe de Estado tras fallar su mediación para acabar con la crisis política y las protestas antigubernamentales que han causado 28 muertos y cientos de heridos desde el pasado noviembre. Los militares, que declararon el toque de queda nocturno y suspendieron la emisión de radio y televisión nacionales e internacionales, se llevaron en vehículos del Ejército a la mayoría de los manifestantes a favor y en contra del gobierno. Entre los retenidos se encontraba el ministro de Justicia, Chaikasem Nitisiri, y varios viceministros, así como representantes de los principales partidos políticos y los líderes de los manifestantes pro y antigubernamentales. El primer ministro interino, Niwattumrong Boonsongpaisan, se encuentra en paradero desconocido.
El Ejército de Tailandia tomó ayer el poder en un golpe de Estado tras fallar su mediación para acabar con la crisis política y las protestas antigubernamentales que han causado 28 muertos y cientos de heridos desde el pasado noviembre. Los militares, que declararon el toque de queda nocturno y suspendieron la emisión de radio y televisión nacionales e internacionales, se llevaron en vehículos del Ejército a la mayoría de los manifestantes a favor y en contra del gobierno. Entre los retenidos se encontraba el ministro de Justicia, Chaikasem Nitisiri, y varios viceministros, así como representantes de los principales partidos políticos y los líderes de los manifestantes pro y antigubernamentales. El primer ministro interino, Niwattumrong Boonsongpaisan, se encuentra en paradero desconocido.
El Ejército de Tailandia tomó ayer el poder en un golpe de Estado tras fallar su mediación para acabar con la crisis política y las protestas antigubernamentales que han causado 28 muertos y cientos de heridos desde el pasado noviembre. Los militares, que declararon el toque de queda nocturno y suspendieron la emisión de radio y televisión nacionales e internacionales, se llevaron en vehículos del Ejército a la mayoría de los manifestantes a favor y en contra del gobierno. Entre los retenidos se encontraba el ministro de Justicia, Chaikasem Nitisiri, y varios viceministros, así como representantes de los principales partidos políticos y los líderes de los manifestantes pro y antigubernamentales. El primer ministro interino, Niwattumrong Boonsongpaisan, se encuentra en paradero desconocido.
El Ejército de Tailandia tomó ayer el poder en un golpe de Estado tras fallar su mediación para acabar con la crisis política y las protestas antigubernamentales que han causado 28 muertos y cientos de heridos desde el pasado noviembre. Los militares, que declararon el toque de queda nocturno y suspendieron la emisión de radio y televisión nacionales e internacionales, se llevaron en vehículos del Ejército a la mayoría de los manifestantes a favor y en contra del gobierno. Entre los retenidos se encontraba el ministro de Justicia, Chaikasem Nitisiri, y varios viceministros, así como representantes de los principales partidos políticos y los líderes de los manifestantes pro y antigubernamentales. El primer ministro interino, Niwattumrong Boonsongpaisan, se encuentra en paradero desconocido.
El Ejército de Tailandia tomó ayer el poder en un golpe de Estado tras fallar su mediación para acabar con la crisis política y las protestas antigubernamentales que han causado 28 muertos y cientos de heridos desde el pasado noviembre. Los militares, que declararon el toque de queda nocturno y suspendieron la emisión de radio y televisión nacionales e internacionales, se llevaron en vehículos del Ejército a la mayoría de los manifestantes a favor y en contra del gobierno. Entre los retenidos se encontraba el ministro de Justicia, Chaikasem Nitisiri, y varios viceministros, así como representantes de los principales partidos políticos y los líderes de los manifestantes pro y antigubernamentales. El primer ministro interino, Niwattumrong Boonsongpaisan, se encuentra en paradero desconocido.
El Ejército de Tailandia tomó ayer el poder en un golpe de Estado tras fallar su mediación para acabar con la crisis política y las protestas antigubernamentales que han causado 28 muertos y cientos de heridos desde el pasado noviembre. Los militares, que declararon el toque de queda nocturno y suspendieron la emisión de radio y televisión nacionales e internacionales, se llevaron en vehículos del Ejército a la mayoría de los manifestantes a favor y en contra del gobierno. Entre los retenidos se encontraba el ministro de Justicia, Chaikasem Nitisiri, y varios viceministros, así como representantes de los principales partidos políticos y los líderes de los manifestantes pro y antigubernamentales. El primer ministro interino, Niwattumrong Boonsongpaisan, se encuentra en paradero desconocido.
El Ejército de Tailandia tomó ayer el poder en un golpe de Estado tras fallar su mediación para acabar con la crisis política y las protestas antigubernamentales que han causado 28 muertos y cientos de heridos desde el pasado noviembre. Los militares, que declararon el toque de queda nocturno y suspendieron la emisión de radio y televisión nacionales e internacionales, se llevaron en vehículos del Ejército a la mayoría de los manifestantes a favor y en contra del gobierno. Entre los retenidos se encontraba el ministro de Justicia, Chaikasem Nitisiri, y varios viceministros, así como representantes de los principales partidos políticos y los líderes de los manifestantes pro y antigubernamentales. El primer ministro interino, Niwattumrong Boonsongpaisan, se encuentra en paradero desconocido.





Volver arriba