Extraño secuestro aéreo

El copiloto desvía un avión a Suiza para pedir asilo

1_180214p2avionphoto01

GINEBRA (AP).- Un hombre etíope secuestró ayer un avión de Ethiopian Airlines con 202 pasajeros y amenazó con estrellarlo.

El avión, que iba de Etiopía a Italia, fue secuestrado y desviado a Suiza por el copiloto que, según las autoridades del país europeo, aprovechó una salida del piloto al baño para dejarlo fuera de la cabina de control.

El copiloto desvió la nave a Ginebra para pedir asilo político en Suiza.

El pasajero Francesco Cuomo relató a la prensa italiana que el piloto exigió al secuestrador que abriera la puerta e intentó derribarla, aunque no tuvo éxito.

Cuomo, de 25 años, dijo que el secuestrador, hablando en mal inglés por el parlante, amenazó con estrellar el avión y en ese momento se activaron las máscaras de oxígeno.

El avión Boeing 737-300, que transportaba a 202 pasajeros, había partido de Addis Abeba, la capital etíope, con destino a Roma pero aterrizó en Ginebra alrededor de las 6 de la mañana.

Las autoridades informaron que nadie resultó herido durante el incidente y que el secuestrador fue detenido tras entregarse a la policía.

El director ejecutivo del aeropuerto de Ginebra, Robert Deillon, señaló que el copiloto tomó el control de la aeronave cuando el capitán salió de la cabina.

En principio no estaba claro por qué el copiloto quería pedir asilo, pero Ethiopian Airlines pertenece al gobierno etíope que es objeto de críticas reiteradas por presuntas violaciones de los derechos humanos e intolerancia hacia los disidentes políticos en ese país.

El avión envió un primer mensaje de situación de emergencia cuando cruzaba el espacio aéreo sudanés rumbo a Roma, declaró el ministro de Comunicaciones etíope Redwan Hussein. No entró en detalles, aparte de aclarar que el piloto era italiano.

Al principio los pasajeros no tuvieron noticia de que el avión había sido secuestrado, dijeron fuentes oficiales. Las autoridades locales creían que el avión etíope quería aterrizar en Ginebra para reabastecerse de combustible, antes de comprender la situación real, apuntó el vocero de la policía ginebrina, Eric Grandjean.

Los aviones de combate italianos tomaron vuelo para escoltar el avión, dijo a la prensa el director del aeropuerto, Robert Deillon. “El piloto fue al baño y él (el copiloto) se encerró en la cabina’”, dijo Deillon. “Quería asilo en Suiza”.

Minutos después de aterrizar en Ginebra, el copiloto se descolgó de la cabina mediante una soga, se aproximó a los policías cerca del avión “y anunció que él mismo era el secuestrador”, dijo Eric Grandjean.

La policía acompañó a los pasajeros uno por uno, con las manos alzadas, del avión a una caravana de vehículos. El aeropuerto de Ginebra permaneció cerrado durante dos horas después del aterrizaje de la aeronave.

El fiscal de Ginebra, Olivier Jornot, dijo que el copiloto será acusado de tomar rehenes, un delito que se castiga con hasta 20 años de prisión. La procuraduría federal suiza se hará cargo de la investigación.

Jornot dijo que el hombre tenía escasas posibilidades de obtener asilo. “Desde el punto de vista técnico, no hay relación entre el asilo y el hecho de que cometió un delito para venir aquí”, dijo.

El líder del partido opositor Azul etíope, Yilikal Getnet, opinó que el secuestrador quería emitir un mensaje sobre la situación política en Etiopía, donde el partido del difunto caudillo Meles Zenawi domina la política desde la década de 1990.

“Creo que tomó la medida para enviar un mensaje de que el gobierno no está en sintonía con la ciudadanía y la gente no se deja llevar por lo que dice el gobierno”, explicó Getnet.

Avión | Secuestro

El vuelo partió de Addis Abeb, capital de Etiopía, y tenía destino a Roma.

Escoltado

Al percatarse del secuestro, aviones de combate tomaron vuelo para escoltar la aeronave plagiada, dijo el director del aeropuerto en Ginebra, Robert Deillon.

Rescate de pasajeros

La policía acompañó a los pasajeros uno por uno, con las manos alzadas, del avión a una caravana de vehículos.

Aeropuerto cerrado

El aeropuerto permaneció cerrado dos horas después del aterrizaje.

Identidad desconocido

Hasta ahora no se conocen los nombres de piloto y copiloto.




Volver arriba