Yatseniuk ve mejora de la situación en este prorruso antes de presidenciales

 

KIEV (EFE).- El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, apreció hoy una mejoría de la situación en el este rusohablante del país, en vísperas de las elecciones presidenciales del domingo.

“Durante los últimos días, se puede decir que la situación en el Donbass (cuenca hullera) ha cambiado para mejor”, afirmó Yatseniuk durante la tercera mesa redonda de diálogo nacional, que se celebra en la región de Nikolayevsk (mar Negro).

Yatseniuk destacó que “aquellos que representan y controlan al Donbass han declarado que ninguna república criminal de Donetsk dirigirá ni Donetsk ni Ucrania”.

Se refería al oligarca Rinat Ajmétov, el hombre más poderoso del este prorruso, quien dio la espalda a los sublevados, los cuales han amenazado con nacionalizar sus empresas.

“Esto también puede considerarse un activo de nuestras actividades comunes. Además, se hicieron algunas cosas de carácter político, incluido el Memorándum (de Concordia y Paz) aprobado por el Parlamento”, dijo.

Con respecto al memorando, que ya fue rechazado por los insurgentes, “es mejor demostrar que somos capaces de alcanzar un consenso, aunque sea sólo en algunas cuestiones, que tener fusiles y bandidos en Donetsk y Lugansk”, resaltó.

Al mismo tiempo, descartó unas posibles negociaciones bilaterales con Rusia, a la que acusó de agresión y de violar el derecho internacional, y subrayó que su Gobierno sólo está favor de conversaciones a cuatro bandas con Rusia, EEUU y la Unión Europea.

Yatseniuk también prometió que la reforma de la Constitución será pública después de que la Rada (Parlamento) remitiera esta semana a la Comisión de Venecia del Consejo de Europa tres variantes de reforma.

La Rada tendió ayer la mano a la población del este prorruso con promesas de descentralización, amnistía, ley sobre referendos, estatus oficial para la lengua rusa y cese de la operación militar contra los sublevados si deponen las armas.

Y llamó a los ucranianos a dejar de obstaculizar los preparativos para los comicios, en alusión a los insurgentes que han ocupado colegios electorales en las regiones rebeldes de Donetsk y Lugansk, y han retenido los censos de votantes.

El líder de la autoproclamada república popular de Donetsk, Denís Pushilin, rechazó el memorando y lo tachó de “acción populista”, ya que mientras llama al diálogo prosigue la ofensiva gubernamental contra los bastiones prorrusos en la región.

“El diálogo con aquellos que representan a Kiev es imposible. Podemos hablar sólo a través de mediadores y únicamente sobre el canje de rehenes y la retirada de las tropas ocupantes de nuestro territorio”, dijo.




Volver arriba