Veinte países se juegan en Estocolmo el pase a la final del Bocuse D’Or

 

Pilar Salas

ESTOCOLMO (EFE).- Una veintena de países europeos, entre ellos España, se juegan mañana y pasado en Estocolmo el pase a la final del concurso culinario más importante del mundo, el Bocuse d’Or, que se celebrará en 2015 en Lyon (Francia).

España está representada por el cocinero Alberto Moreno, del restaurante Dos Hermanos (Madrid), que trabajará con la ayuda de Nicolás Sánchez Chica, y la asistencia de Adolfo Muñoz y Jesús Almagro, quien ya concursó en el Bocuse. Todos son miembros de la Selección Española de Cocina, constituida para representar al país en competiciones internacionales.

Durante dos días los concursantes de 20 países europeos se esforzarán por convencer a un jurado presidido por el chef sueco Mathias Dahlgren y que cuenta con integrantes como la española Elena Arzak (Arzak, San Sebastián), como presidenta del jurado internacional, y el francés Arnaud Lallement.

Para conseguir una de las doce plazas en juego para la final, que se celebrará en enero de 2015 en Lyon (Francia), los cocineros participantes dispondrán de cinco horas y 35 minutos para cocinar un plato de pescado y otro de carne.

El de pescado debe elaborarse con carbonero (de la familia del bacalao), ostras del río Belon y mejillones, mientras que el de carne se basará en cochinillo sueco, utilizando como otro ingrediente obligatorio o su sangre o sus tripas.

El competidor español elaborará con el cerdo el plato “senses of the Fields”, que evoca la dehesa nacional, y “plancton romance”, que transmite “el sabor del de Marzo en estado puro”, ha informado hoy a Efe la Selección.

Los doce países europeos clasificados pasarán a la final mundial de las consideradas olimpiadas gastronómica junto a los tres de la fase sudamericana y cuatro de la asiática.

El Bocuse D’Or Spain Team de la Selección Española de Cocina lleva trabajando desde enero en la preparación y formación del candidato español, Alberto Moreno, a cargo de Linkers, consultora de Recursos Humanos especializada en alta hostelería y turismo.

Moreno, que competirá mañana, se ha formado en el desarrollo de técnicas culinarias, recetas y aprovechamiento de los productos, en concordancia con lo que valora el jurado.

En esta tarea ha contado con el asesoramiento del director técnico de la Selección Nacional de Cocina, Sergio Fernández, y, en calidad de entrenador, con Jesús Almagro, que quedó en el séptimo puesto en su participación en el Bocuse d’Or.

La socia fundadora de Linkers y directora general de Recursos Humanos de la conocida como “la Roja de la Cocina”, Marianela Olivares, diseñó una hoja de ruta de entrenamiento donde “ejerció un gran peso la investigación y estudio de la historia del concurso, sus normas, sus competidores, qué es lo que define el espíritu Bocuse D’Or”, ha explicado hoy.

También cómo compitieron los diferentes participantes españoles, que nunca han conseguido ganar la competición.

Con Alberto Moreno ha trabajado en áreas de gestión y efectividad de tiempos, convivencia de equipo, organización, desempeño y el mensaje que se quiere comunicar al jurado. “Son conceptos y actitudes que, juntos, resultan decisivos para la trayectoria en el concurso”, añade.

Profesores de la Universidad Camilo José Cela y la Cátedra Ferran Adrià han contribuido en el plan de formación desarrollado durante los últimos cuatro meses, además del Campeón del Mundo de Pastelería 2011, Jordi Bordas, y los últimos participantes españoles en el Bocuse d’Or, Evarist Miralles y Juan Andrés Morilla.

“No hay nervios. Haciendo un oxímoron se puede decir que más bien existe una sensación de ‘serena inquietud’, de emoción no siempre contenida. El ‘comecome’ de la aventura, mezclado con el apetito de triunfo. Viajamos y vamos a concursar yendo a por todas, y mirando también al futuro”, explica el director general de la Selección, José Manuel Iglesias.

“Se han hecho los deberes, se ha trabajado concienzuda y esforzadamente, se ha mancomunado y cohesionado un grupo ilusionado, vehemente y, sobre todo, serio, honesto y responsable”, añade.

A la capital sueca ha viajado una expedición de más de veinte personas y más de un centenar de colaboradores implicados, con más de 700 kilos de equipamiento.




Volver arriba