Un día para la familia

Miles de personas reivindican su rol como célula social

Fieles de toda Europa asisten desde primera hora de la mañana en la Plaza de Colón de Madrid a la festividad de la Sagrada Familia, una celebración bajo el lema, "La familia, un lugar privilegiado". A través de pantallas gigantes instaladas en la plaza los asistentes  escuchan la intervención del Papa Francisco. El acto concluyó después del mediodía con una misa presidida por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela

MADRID (EFE).- Miles de personas participaron ayer en Madrid en una concentración religiosa en la que reivindicaron el papel de la familia cristiana como célula de la sociedad, acto que contó con un saludo desde el Vaticano del papa Francisco.

A la Fiesta de la Sagrada Familia en una céntrica plaza madrileña acudieron miles de católicos que asistieron a una misa concelebrada por varias decenas de obispos .

Los presentes vieron a través de las pantallas el mensaje enviado en directo por el papa Francisco y luego escucharon al cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela.

El cardenal defendió la familia constituida dentro del “matrimonio indisoluble” frente a la “agobiante atmósfera intelectual y mediática” en la que prima una concepción de la vida caracterizada por la transitoriedad.En su homilía, y tras escuchar el saludo del papa Francisco desde Roma, el cardenal advirtió del “clima de opinión pública” en el que prima una concepción de la vida personal caracterizada por “la transitoriedad”, de manera que “ni siquiera el don de la vida se entiende como definitivo e inviolable y, por lo tanto, tampoco, el don del amor”.Asimismo, durante la ceremonia fueron presentadas cien familias de toda Europa que van a ser enviadas en misión a los cinco continentes.




Volver arriba