Ucrania anuncia “medidas antiterroristas” contra manifestantes armados

 

KIEV (EFE).- El presidente de Ucrania, Alexandr Turchínov, advirtió hoy de que el país prepara medidas antiterroristas contra los manifestantes que han tomado las armas en el este de Ucrania para oponerse a las autoridades del país.

“Esta noche se ha creado un centro anticrisis, y se adoptarán medidas antiterroristas contra aquellos que han tomado las armas”, dijo Turchínov en un mensaje a la nación transmitido por televisión después de que manifestantes prorrusos tomaran en las últimas horas varias sedes administrativas del Estado en el este del país.

El mandatario acusó a Moscú de estar detrás de las manifestaciones prorrusas y los asaltos a edificios gubernamentales en el este del país y aseguró que la defensa en la frontera con Rusia ha sido reforzada.

“Lo que hemos presenciado ayer es la segunda ola de la operación especial de la Federación de Rusia contra Ucrania”, subrayó Turchínov.

Anunció además que la Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania debatirá mañana “el endurecimiento de la responsabilidad penal por el separatismo y otros crímenes contra el Estado, y la prohibición de partidos políticos y organizaciones civiles que defienden las posturas separatistas y trabajan en contra de su propio Estado”.

“Respeto las distintas posturas políticas, incluidas las de nuestros oponentes. Pero el separatismo y el empleo de las armas contra el propio Estado, algo que amenaza directamente la seguridad y la vida de nuestros ciudadanos, no es política, es un crimen grave. Y contra los criminales actuaremos con determinación”, aseveró Turchínov.

Poco antes, manifestantes prorrusos atrincherados en la sede del Gobierno de Donetsk, en el este rusoparlante de Ucrania, proclamaron la independencia de esa región y convocaron un referéndum de adhesión a Rusia no más tarde del próximo 11 de mayo.

El autoproclamado Consejo Popular de Donetsk, que no reconoce a las nuevas autoridades de Ucrania, anunció la creación de la República Popular de Donetsk y pidió a Moscú una intervención militar hasta la celebración de la consulta.

“Estamos listos para luchar por nuestras ideas, por nuestros ideales, pero sin vuestro apoyo, sin la ayuda de Rusia no nos será fácil resistir ante la junta de Kiev”, manifestó uno de los líderes prorrusos.

Los separatistas, en un claro paralelismo con las protestas que derrocaron en Kiev al presidente Víktor Yanukóvich, han empezado a levantar barricadas y a repartir comida a las puertas de la sede del gobierno regional.

Algunos manifestantes, protegidos con cascos y máscaras, han amontonado adoquines a las puertas de la administración.

En Lugansk, capital de la vecina región homónima, donde los activistas prorrusos controlan desde ayer la sede del Servicio de Seguridad de Ucrania, la policía ha bloqueado todos los accesos a la ciudad.

Según las autoridades ucranianas, los asaltantes “han tomado la armería y se han hecho con sus armas”.

También en Járkov, la segunda ciudad del país, los manifestantes controlan la sede del gobierno de esa región y exigen un modelo de Estado federal para Ucrania y el estatus de idioma oficial para el ruso, lengua mayoritaria en todo el este ucraniano.

Las manifestaciones prorrusas y los asaltos a las sedes estatales en el este de Ucrania se repiten desde el vuelco de poder en Kiev a finales del pasado mes de febrero, por lo que las autoridades ucranianas temen que pueda repetirse el escenario de Crimea.

Crimea se incorporó a Rusia tras celebrar un referéndum el pasado 16 de marzo, previa intervención militar rusa en la península bajo el pretexto de que su población, mayoritariamente rusa, estaba amenazada por los radicales ultranacionalistas ucranianos.

Etiquetas: