S&P afirma que la eurozona crecerá un 1 % en 2014 y España, un 0,8 %

 

BRUSELAS (EFE).- La agencia de calificación Standard & Poor’s (S&P) afirmó hoy que la eurozona crecerá un 1 % en 2014 y un 1,4 % en 2015, y previó que la economía española progrese un 0,8 % este año, para igualar el ritmo medio de crecimiento de los socios del euro el próximo.

Estos supone una mejora de las previsiones de crecimiento de S&P para la eurozona en una décima respecto a las dadas a conocer en diciembre, cuando estimaba una progresión de un 0,9 % para 2014 y un 1,3 % para 2015, según un comunicado.

La agencia de calificación valoró estos datos como un “regreso gradual al crecimiento”, pero advirtió de los “desequilibrios” que persisten en la recuperación.

Para España, la agencia espera un crecimiento del 0,8 % en 2014 y del 1,4 % en 2015 gracias al aumento de las exportaciones y prevé que la tasa de desempleo disminuya hasta el 25,7 % este año para situarse en el 24,5 % en 2015.

Por otra parte, la agencia espera que la inflación en la zona euro alcance el 0,9 % este año y el 1,1% en 2015, lo que supone una revisión a la baja de cinco y tres décimas respectivamente en relación con el informe anterior.

“En algunos países como España, donde esperamos una inflación media del 0,1 % este año y del 0,6 % en 2015, se está coqueteando peligrosamente con la deflación”, valoró S&P.

Por otra parte, S&P calificó como “impresionante” el aumento del 0,5 % del consumo medio de los españoles en el último trimestre de 2013, un registro que la agencia relacionó con la estabilización de los datos de desempleo, pero consideró “difícil” que este ritmo se sostenga a largo plazo.

Las previsiones de la agencia son que el consumo modere su alza en España con un 0,7 % en todo 2014 y un 1 % en 2015, tras el descenso medio del 2,5 % del pasado año.

Además, S&P prevé un aumento de las inversiones en los próximos 18 meses y advirtió al respecto que “signos positivos de mejoría han surgido ya, no sólo en Alemania sino también en España”.

Sin embargo, la agencia cree que ese aumento podría verse amenazado entre las principales economías europeas por la baja demanda, la desaceleración de los mercados emergentes y un descenso en la concesión de préstamos.

En este sentido, S&P confía en que el Banco Central Europeo (BCE) introduzca medidas “no convencionales” a partir de septiembre para impulsar el crecimiento, según el informe.




Volver arriba