Sotomayor atribuye sus problemas de dopaje a un complot cuyo origen desconoce

 

MADRID (EFE).- Javier Sotomayor, todavía plusmarquista mundial de altura pese a llevar trece años retirado, atribuye los problemas de dopaje que tuvo a un complot cuyo origen desconoce y asegura tajantemente que nunca consumió nada para mejorar su rendimiento.

“No puedo decir quién pudo ser el culpable, ni los motivos, porque no hay nada demostrado. Lo que sí puedo asegurar es que no consumí nada (prohibido). Sucedieron miles de hechos y demostramos a la IAAF que hubo irregularidades, de ahí que me permitieran competir en los Juegos de Sydney (2000)”, declaró a EFE.

Sotomayor fue suspendido por dos años tras dar positivo por cocaína en los Panamericanos de Winnipeg (Canadá), en 1999, aunque la IAAF, “por su excepcional carrera” y a los numerosos controles que había pasado sin problemas, le redujo la sanción a la mitad a fin de que pudiera competir en los Juegos de Sydney 2000.

El médico de la delegación cubana, Mario Granda, habló entonces de manipulación y explicó que Sotomayor había tomado té de coca para el dolor de estómago.

“Nunca consumí nada. Tampoco lo necesitaba para saltar 2,30 en Winnipeg, una altura que había saltado más de 300 veces. Cuando se me hizo la prueba, el resultado se anunció a todo el mundo sin tener nosotros conocimiento de ello. Se dio a conocer al mundo una sustancia (cocaína) y una cantidad de esa sustancia que, de haberla consumido, no sólo me habría impedido totalmente saltar, sino incluso seguir con vida”, subrayó.

“Después quisieron rectificar”, prosiguió. “Se hizo el contraanálisis, que no arrojó ningún tipo de resultado y el fallo nuestro fue aceptar una tercera prueba cuando son A y B, la C no existe (en el reglamento). En la tercera no se hizo un proceso de sellado, nos dijeron que teníamos que ausentarnos cuatro horas porque era la hora del almuerzo. Luego por la tarde salieron los resultados que ellos quisieron que salieran, pero si nosotros, con todo derecho, cuando se hizo el contraanálisis decimos que no hay prueba C, no habría pasado nada”.

Sotomayor protagonizó un segundo positivo, en la reunión de Tenerife del 2001. “En aquella competencia, se hizo por sorteo un solo control y me tocó a mí. Me avisaron del resultado ya cuando estaba retirado, en octubre, estando en casa. De pronto me dijeron eso. ¿Complot? Otra cosa no puede ser, pero no sé de donde partió”, aseguró el cubano.




Volver arriba