Sirve Facebook de canal para belgas que combaten en Siria

BRUSELAS  (Notimex).- Los jóvenes europeos que se sumaron a la guerra en Siria utilizan la red social Facebook para promover su causa y ayudar a los simpatizantes a desplazarse hacia el país árabe.

El semanario belga Le Vif/L’Express ha establecido contacto con algunos de esos combatientes belgas a través la red y revela, en su edición de esta semana, que están muy activos en la página social.

“No se esconden y aceptan fácilmente las ‘invitaciones de amistad”. Sus dirigentes (en Siria) les ofrecen la conexión Internet y les incitan a llamar a todos los musulmanes a unirse a la Yihad (guerra santa)’, afirma la autora del reportaje, Warda Salame.

Tras presentarse a sus contactos como un joven interesado a unirse a la guerra, la periodista ha obtenido una serie de informaciones que podrían conducir cualquier persona a las filas de los rebeldes islamistas en el norte de Siria.

Le han orientado a tomar un vuelo hacía Estambul (Turquía) y de allí hacia la ciudad de Gaziantep, donde debería coger un taxi hasta la estación de Kilis, próxima a la frontera con Siria.

En ese punto, el supuesto voluntario debería llamar a uno de los números de teléfono que le fueron facilitados y alguien de las facciones rebeldes le daría nuevas indicaciones.

Según los jóvenes contactados, el viaje no cuesta más que cien euros y los líderes rebeldes se ocupan de alimentar y alojar a sus combatientes, así como de armarlos con rifles de asalto AK-47, cuyos precios no superan los 1.5 mil euros.

Notimex confirmó que en una rápida incursión a Facebook es posible localizar a muchos de los ciudadanos belgas actualmente en Siria, entre ellos Ismaël, un estudiante de 17 años que ganó las páginas de todos los periódicos del país en abril de 2013, cuando su madre denunció su traslado a Siria, junto con un amigo de clase, decidido a luchar al lado de su hermano mayor.

Su perfil de la red social estampa fotos en las que aparece con el rostro destapado, traje camuflado, un fusil colgando en la espalda o en las manos, así como el de un bruselense que se presenta como Abu Houdaifa Ahmed, quien aparece siempre con una sonrisa.

Uno de sus amigos, que se presenta como Abou Shaheed, declara abiertamente ‘trabajar’ para el Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL), una facción extremista representante de Al Qaeda en la región.

Entre sus fotos destaca la de una grane construcción que el hombre describe como ‘un palacio que tomamos como botín, valorado en muchos millones de euros, realmente lujoso’.

‘Por qué deberíamos privarnos si tenemos tantos medios? Nuestras fotos han motivado a muchos hermanos que no contemplaban venir aquí’, dijo un francés que lucha en Siria a la periodista de Le Vif/L’Express.

Entre los mensajes intercambiados por los combatientes con sus amigos o simpatizantes en Facebook se observan pedidos de donaciones, exaltación de los voluntarios y de su causa, e incitación a la guerra.

‘Debemos despertarnos. Está claro que es difícil dejar mujer, niños, hermanos, hermanas, mamás y papás, pero vean como mi hermano brilla. Es una bendición de Allah’, comenta un hombre en la foto del ‘palacio’ de Abou Shaheed.

Otro afirma: ‘Guardame un sitio para cuando llegue. Es con vosotros que tengo ganas de estar’.

La ministra belga de Interior, Joëlle Milquet, defendió la acción del gobierno para detener todo tipo de reclutamiento y recordó que la célula antiterrorismo de la policía federal tiene abierto un inquérito sobre la problemática.

Una grande operación realizada en diciembre resultó en el desmantelamiento de ‘varias redes’ de encaminamiento de jóvenes a Siria y en la detención de una media docena de sospechosos, algunos de ellos recién regresados del país árabe, que se encuentran actualmente bajo investigación.




Volver arriba