Septicemia en recién nacidos en hospitales de Londres

LONDRES (EFE).- Un bebé ha muerto por septicemia y otros 14 están infectados en seis hospitales de Inglaterra tras ser alimentados por sondas supuestamente contaminadas, informaron hoy fuentes sanitarias, que investigan los casos.

Uno de estos 15 bebés murió el domingo en el hospital St.Thomas, en el sur de Londres, mientras que los otros recién nacidos son atendidos en distintas unidades del país.

La autoridad sanitaria de Inglaterra, conocida como Public Health England (PHE), informó hoy de que los bebés desarrollaron septicemia en los últimos días tras resultar infectados con la bacteria bacillus cereus, que causa envenenamiento por consumo.

La PHE ha indicado que parece haber un “fuerte vínculo” entre estos casos y una partida de un líquido intravenoso para la nutrición de recién nacidos del fabricante ITH Pharma.

La doctora Deborah Turbitt, miembro de la PHE, dijo hoy a los medios británicos que están bastante seguros de que el problema se ha controlado e insistió en que todos los hospitales británicos han sido informados de la situación.

La directora gerente de ITH Pharma, Karen Hamling, afirmó hoy que el fabricante está “entristecido” por esta situación y coopera con la investigación que llevan a cabo las autoridades sanitarias.

“ITH Pharma está muy entristecida de saber de la muerte de un bebé en un hospital y que otros 14 están enfermos de septicemia”, añadió.

“ITH Pharma es un fabricante especializado en nutrición parenteral, que es dado a los bebés en unidades de cuidados intensivos” de recién nacidos, agregó Hamling, que explicó que el producto con que se alimentó a los bebés no esta ya en circulación.

Estos recién nacidos son en su mayoría prematuros y la única manera de poder alimentarlos es a través de sonda.

“Muchos de estos bebés son prematuros y muy vulnerables. Tristemente un bebé murió y los otros están respondiendo al tratamiento con antibióticos”, señaló una portavoz de la PHE.

El médico Martin Ward Platt, del Real Colegio de Pediatras y Salud Infantil, dijo hoy que la contaminación de la sangre a través de la bacteria bacillus cereus es muy rara.

“Cualquier bebé que desarrolla una infección seria puede tener fiebre, vómitos e interrupciones en la respiración, entre otros síntomas. Es muy importante tratar la infección sospechosa lo más pronto posible pues puede ser mortal”, añadió Platt.




Volver arriba