Setenta años de la única boda celebrada en Auschwitz

Margarita Ferrer y el comunista austríaco Rudolf Friemel, el día de su boda en el campo de concentración de Auschwitz

VARSOVIA (EFE).- El campo de concentración de Auschwitz (sur de Polonia) recuerda hoy la única boda que se celebró en este recinto hace 70 años, cuando la republicana española Margarita Ferrer y el comunista austríaco Rudolf Friemel contrajeron matrimonio después de obtener permiso de las autoridades nazis.

El matrimonio se celebró de acuerdo a la legislación del Tercer Reich y la ceremonia contó con la presencia del hijo de la pareja y del padre y hermano del novio.

Rudolf y Margarita se habían conocido en España en 1937, donde el austríaco luchó en las Brigadas Internacionales durante la Guerra Civil española (1936-1939).

Tras la caída de la República ambos se trasladaron a Francia con su hijo, hasta que Rudolf fue apresado y confinado en Auschwitz.

La boda supuso un acontecimiento especial en el campo de concentración, donde de manera excepcional el novio pudo dejarse crecer el cabello y acudir a la ceremonia con un traje y corbata cedido por guardias de las SS.

Un prisionero polaco, Wilhelm Brasse, hizo las fotografías del enlace y los novios recibieron una habitación en el bloque 24 para pasar la noche de bodas.

Margarita Ferrer abandonó Auschwitz al día siguiente, la última vez que la pareja se vería ya que meses después Rudolf fue ahorcado después de intentar fugarse sin éxito.

Se estima que en el campo de concentración de Auschwitz perdieron la vida más de un millón de personas, en su mayoría judíos pero también gitanos, homosexuales, religiosos, comunistas y partisanos.




Volver arriba