Se acercan a Moscú

El Parlamento de Crimea ignora al líder ucraniano

1_080314p3ucraniaphoto01

MOSCÚ (Notimex).- La república autónoma de Crimea, región de mayoría étnica rusa, decidió ayer proceder con la celebración de un referendo para definir su separación de Ucrania y posible adhesión a Rusia, el próximo día 16 de este mes.

La decisión fue dada a conocer en Moscú, horas después de la firma del decreto en Kiev, mientras el Parlamento de Rusia pidió respeto a la determinación que tomen los ciudadanos de Crimea y afirmó que les dará la bienvenida si optan por adherirse al territorio ruso.

El presidente del Parlamento de Crimea, Vladimir Konstantinov, anunció que la región ignorará por un tecnicismo la orden del presidente interino de Ucrania, Oleksandr Turchynov, y procederá con la votación como está previsto.

Además explicó que Turchynov firmó esta mañana un decreto que anula la decisión del Parlamento de Crimea de llevar a cabo la consulta, pero que el presidente interino no la remitió ante la Corte Constitucional del país como está prescrito, por lo cual “es inválida”.El Parlamento de Crimea, que ha declarado no reconocer la autoridad del gobierno interino ucraniano, aprobó la víspera la celebración de un referéndum para decidir la secesión de Ucrania y anexión a Rusia, el próximo 16 de marzo.”Tomamos una decisión sobre nuestra entrada a la Federación Rusa. Ahora, (los residentes) deben decidir el destino de Crimea. Espero, que para siempre”, sostuvo Konstantinov, en una reunión con representantes de ambas cámaras del Parlamento ruso en Moscú.El Consejo de la Federación rusa (cámara alta parlamentaria) respaldó la decisión de Crimea a conducir el referéndum sobre su futuro y pidió que se respete el deseo de sus residentes, de acuerdo con despachos de la agencia de noticias RIA Novosti.La representante de esa cámara, Valentina Matvienko, señaló que Rusia apoyaría la adhesión de Crimea a su territorio, “si el pueblo de Crimea toma esa decisión en el referéndum”, puntualizó.En la consulta, los votantes simplemente tendrán que marcar “secesión de Ucrania” o “permanencia en Ucrania”. Las autoridades regionales impugnan la legitimidad del gobierno formado por la oposición tras destituir al pro ruso Viktor Yanukovich como presidente a fines del mes pasado, lo que suscitó protestas en la república autónoma, que finalmente decidió votar su futuro en el país.

Por su parte, el Kremlin no cedió un ápice en su postura frente a la crisis ucraniana pese a las fuertes presiones internacionales.

Decenas de miles de moscovitas, más de 65,000 según las autoridades, se congregaron ayer en un mitin-concierto al lado del Kremlin para manifestar su apoyo al reingreso de Crimea en el país.

La concentración reunió a miembros de numerosas organizaciones civiles, militares y partidos políticos como Rusia Unida, la formación que sostiene al presidente ruso, Vladímir Putin, bajo banderas rusas y pancartas con lemas como “Creemos a Putin”, “Crimea es rusa”, “No rendimos a los nuestros”.Para muchos rusos, la incorporación de Crimea sería una decisión de justicia histórica, ya que esa península en el de Marzo Negro fue traspasada administrativamente de Rusia a Ucrania en 1954 por el entonces líder soviético, Nikita Kruschov.Mientras, en Moscú se preparan para la más que previsible batalla por la soberanía sobre Crimea, al menos diplomática, con las nuevas autoridades de Ucrania.

A su vez, el Pentágono calcula que Rusia ha desplegado unos 20,000 soldados en la península ucraniana de Crimea, y sigue enviando militares a la zona, por lo que vigila de cerca esos movimientos del ejército ruso.

El portavoz del Departamento de Defensa estadounidense, el contraalmirante John Kirby, indicó ayer que Rusia ha enviado más tropas a Crimea en los últimos días hasta alcanzar unos 20,000 soldados, según sus mejores estimaciones.Este número se encuentra por debajo de los 30,000 que han denunciado recientemente las nuevas autoridades de Ucrania.Según Kirby, en los últimos días Rusia ha enviado “miles de tropas” a Crimea, región que la inteligencia estadounidense vigila de cerca para adelantar cualquier movimiento ordenado desde Moscú.El portavoz aseguró que el Pentágono “no está tan preocupado por el número de tropas como por lo que están haciendo”, y dio ejemplos como el bloqueo de bases navales o el hundimiento de barcos patrulla para evitar que las fuerzas ucranianas tomen control de la región autónoma.Además, Kirby confirmó que ayer el secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, habló por teléfono con el ministro interino de Defensa de Ucrania, Oleksandr Turchynov, para transmitirle el apoyo de EE.UU. y agradecerle la contención ejercida para evitar una escalada que desemboque en un choque armado.Hagel transmitió el compromiso de la Alianza Atlántica (OTAN) de que ejercerá la defensa colectiva y disuasión en su zona de influencia, de lo que se beneficiará Ucrania.El jefe del Pentágono habló de cooperar con Ucrania en asuntos humanitarios y otros asuntos de Defensa, algo que Hagel confió sea para “el largo plazo”.En plena tensión con Rusia por la crisis de Crimea, Estados Unidos ha movilizado cazas y otras aeronaves militares en la misión de vigilancia de la OTAN en el Báltico y ha aumentado las maniobras conjuntas en Polonia.

En tanto el presidente Vladimir Putin, llamó a su homólogo de EE.UU., Barack Obama, a no sacrificar las relaciones bilaterales por “discrepancias sobre determinados problemas internacionales, por muy significativos que sean”, se informó.

Putin así se lo expresó a su colega estadounidense en una conversación telefónica que mantuvieron anteanoche sobre la crisis en Ucrania.”El presidente ruso hizo hincapié en la primordial importancia de las relaciones ruso-estadounidenses para la seguridad y la estabilidad en el mundo”, señala la nota oficial.Estas relaciones, agrega el Kremlin, “no deben ser sacrificadas por discrepancias sobre determinados problemas internacionales, por muy significativos que sean”.En la conversación telefónica, celebrada por iniciativa de la parte estadounidense según la presidencia rusa, se abordó la “grave situación que se ha creado en Ucrania” y se constataron “divergencias de enfoque y valoraciones sobre las causas de la crisis y actual estado de cosas”.Putin le manifestó a Obama que las actuales autoridades ucranianas llegaron al poder como resultado de un “golpe anticonstitucional”, que no tienen un mandato a nivel nacional e “imponen decisiones absolutamente ilegítimas” a las regiones sureñas, surorientales de Ucrania y Crimea.En esta situación, “Rusia no puede desoír las peticiones de ayuda y actúa de manera adecuada y en plena conformidad con las normas del derecho internacional”, añade la nota.Ambos presidentes acordaron que los responsables de Asuntos Exteriores de los dos países continuarán “intensos contactos” sobre la situación en Ucrania.




Volver arriba