Rusia rechaza el aumento de la presencia militar de la OTAN en Este de Europa

 

MOSCÚ (EFE).- El Kremlin tachó hoy de “desestabilizador” el aumento de la presencia militar de la OTAN en el este de Europa, según los planes adelantados por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al iniciar su actual gira por el viejo continente.

“El avance de la infraestructura de la OTAN hacia el este tiene un evidente carácter desestabilizador”, dijo el jefe de la Administración del Kremlin, Serguéi Ivanov, a las agencias rusas.

Ivanov, quien recordó que la Alianza Atlántica ya amplió su presencia en la región durante la última década, en particular en los países bálticos, considera que los actuales planes “no tienen relación alguna con los problemas de seguridad en Europa”.

“¿La situación en el mundo ha mejorado radicalmente desde el punto de vista de la seguridad, alguien cree de verdad que Rusia se prepara para una agresión?”, cuestionó.

Las sospechas que los aliados plantean en relación con Rusia “son una treta psicológica para llevar la infraestructura militar de la OTAN más cerca de nuestras fronteras” denunció.

Ivanov consideró que esos planes no tienen ningún “sentido militar”.

“Las reiteradas afirmaciones de que hay que reforzar las fronteras militares de la OTAN no tienen ningún sentido, más que crear problemas adicionales en la cooperación entre Rusia y la OTAN”, subrayó.

El asesor del presidente ruso, Vladímir Putin, recordó que existen problemas de seguridad que preocupan por igual a Rusia y los países aliados, pero “son problemas que residen fuera del continente europeo”.

Obama, que hoy se reunió con el nuevo líder ucraniano, Petró Poroshenko, anunció el martes en Varsovia un plan para aumentar la presencia militar estadounidense en Europa del Este en medio de la crisis ucraniana y los crecientes temores por el expansionismo ruso.

Y explicó que ya ha solicitado al Congreso norteamericano que autorice un desembolso de 1.000 millones de dólares para financiar este nuevo plan militar.

La iniciativa incluye reforzar la presencia en territorios aliados como Polonia y las repúblicas bálticas ex soviéticas -Lituania, Letonia y Estonia- con el envío de más equipamiento y mayor rotación de las tropas estacionadas en las bases locales.

También prevé el reforzamiento de la cooperación con los Ejércitos de antiguas repúblicas soviéticas como Moldavia, Georgia o la propia Ucrania, que desde hace años buscan estrechar lazos con la OTAN y la Unión Europea.

Rusia ya criticó a principios de abril la decisión de los ministros de Exteriores de la OTAN de elaborar medidas para reforzar su defensa colectiva, que podrían incluir despliegues o el refuerzo de efectivos militares en el este de Europa.

Estas medidas fueron adoptadas después de la anexión rusa de la península de Crimea en marzo, pero antes del estallido de la sublevación prorrusa en el este de Ucrania



Volver arriba