Rusia podría dejar el G8 sin problema, señala ministro ruso

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov.- (EFE/Maxim Shipenkov)

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov.- (EFE/Maxim Shipenkov)

LA HAYA, Holanda.  (EFE).- El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, consideró hoy que la posibilidad de que Rusia deje de formar parte del G8 tras la anexión de la república autónoma de Crimea no es “un gran problema” para su país.

“No creemos que sea un gran problema” que Rusia deje de pertenecer al G8, el club que además de a Moscú reúne a Francia, Reino Unido, Italia, Alemania, Estados Unidos, Canadá y Japón, dijo Lavrov en una rueda de prensa en los márgenes de la III Conferencia de Seguridad Nuclear.

El ministro ruso indicó que el G8 es un “club informal” en el que “no se puede sacar a nadie por defecto”.

Recordó también que Rusia participa en otros formatos de reuniones internacionales como el G20 (que agrupa a los países más industrializados y emergentes), el Cuarteto para Oriente Medio (ONU, Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia) o el Grupo 5+1 para negociar con Irán sobre su programa nuclear (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia, además de Alemania).

“El G8 solía ser una plataforma de diálogo entre Occidente y Rusia”, comentó Lavrov, quien añadió- “Si nuestros socios occidentales creen que no debe mantenerse, no hay problema si no se reúne”.

El jefe de la diplomacia rusa también confirmó que mantuvo en el marco de la Cumbre de Seguridad Nuclear la primera reunión con su homólogo ucraniano, Andréi Deschitsa.

Sin entrar a detallar el encuentro, Lavrov recordó que su país ya planteó “hace semanas” mantener contactos “con miembros en funciones de la Rada” (el legislativo ucraniano).

“No sé cuál de los contactos ha sido el más fructífero”, apuntó.

Lavrov también hizo referencia a la entrevista mantenida hoy en La Haya con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ante quien defendió el respeto por el resultado del referendo sobre la anexión de Crimea a Rusia -considerado ilegal por Estados Unidos y la Unión Europea-, así como “la necesidad de evitar las atrocidades de los radicales” en la zona.

“Vemos la necesidad de proteger a los rusos que viven ahí desde hace cientos de años”, dijo, a la vez que comparó la situación de Crimea con la de Kosovo, antigua provincia serbia que declaró unilateralmente su independencia.

Preguntado por la firma de los capítulos políticos del acuerdo de asociación entre la Unión Europea y Ucrania, Lavrov indicó que solo representa “una vigésima parte” del total del acuerdo ofrecido por Bruselas a Kiev, que en su versión completa incluye un tratado de libre comercio.

“No tengo muy clara la esencia de esto”, dijo sobre la firma, estampada por los jefes de Estado y Gobierno de los Veintiocho y el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, el pasado viernes en Bruselas.

Lavrov sí consideró “una sorpresa” que la UE haya decidido firmar el documento con las autoridades interinas de Ucrania, antes de que se hayan celebrado elecciones en ese país (previstas para mayo) y de que se haya cerrado una reforma constitucional.

Etiquetas:, ,